Días atrás culminó la visita del obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino a la parroquia Santa Rita, ubicado en Vértiz 9100, y que comprende los barrios Bosque Grande, Parque Palermo, Parque Hermoso, Las Heras, Autódromo, Don Emilio y el barrio Belgrano.

Durante una semana, el obispo tuvo oportunidad de reunirse con todos los grupos y personas activas de la comunidad, desde los niños, jóvenes, catequistas, voluntarios de Cáritas, enfermos del INAREPS; hasta las religiosas, las Misioneras de la Caridad y la hermana Marta.

En todas las actividades lo acompañó el presbítero Héctor Díaz, párroco del lugar.

El pastor de la Diócesis destacó el trabajo pastoral del párroco Héctor Díaz así como “las distintas comunidades que componen la parroquia, dan muestras de cuidar e integrar a los que pasan necesidad de distinto tipo”.

Dentro del panorama de pobreza circundante, la violencia de algunos, y el sufrimiento de vidas difíciles, florecen vidas de gran dignidad”, expresó monseñor Marino consultado sobre lo vivido durante estos días.

La visita pastoral, consistió en reunirse con los distintos agentes de pastoral de la parroquia y las capillas que trabajan activamente en los barrios que conforman la misma.

Hubo un encuentro con las secretarias, intensas recorridas por la zona pastoral – que se encontraban inundadas debido a las fuertes lluvias y el temporal que azotó la ciudad-; misa en el hogar María Reina de la Paz, perteneciente a las religiosas Misioneras de la Caridad, y allí unción con los enfermos. Hubo un encuentro con los voluntarios de Cáritas y las familias asistidas por ellos, visita a los enfermos del INAREPS y misa en el oratorio del lugar.

También tuvo oportunidad de reunirse con jóvenes de organizaciones sociales y políticas con trayectoria en los barrios de la parroquia, encuentro con los catequistas, visita y reunión en el Centro comunitario integral “Nuestra Señora de Luján”, donde trabaja activamente la hermana Marta. Encuentro con los niños de catequesis de todas las comunidades y con los jóvenes de la parroquia y las capillas.

En la misa de finalización de la visita pastoral, monseñor Marino, remarcó “esta parroquia está en la periferia de la ciudad, pero desde el punto de vista espiritual, se trata de una comunidad centrada en Jesucristo, en el evangelio, centrada en la misión y de esto puedo dar testimonio fe, porque así lo he visto”.

Por último, el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata, expresó a todos “los llevo en el afecto, y en el corazón, los invito a perseverar a seguir dando este hermoso testimonio que he podido contemplar, y que me ha edificado, salgo muy contento de verdad”.



Siguiente Noticia El Maestro José María Sciutto en Mar del Plata

Noticia Anterior Decomiso y desnaturalización de mercadería incautada en Santa Clara

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario