La esposa de Ricardo Arriagada, el herrero de 64 años que fue asesinado a golpes por un motociclista, luego de que accidentalmente arrollara a un perro que sufrió lesiones menores, reconoció que sintió “cierto alivio” luego de la detención del presunto homicida de “Tito”.

Espero que se haga justicia porque mi marido no se merecía este final”, confesó Marina.

En declaraciones a Teleocho Informa, la mujer de la víctima reconoció que al llegar al Hospital Interzonal “fue espantoso ver como estaba en el fondo de la sala tirado en una cama todo lastimado”.

Cabe señalar que tardaron cuatro horas en atenderlo, ya que los médicos lo confundieron con una persona ebria por las condiciones en las que se encontraba y además no tenía documentación.

La viuda de Arriagada destacó que su esposo bajó de la camioneta para ver cómo se  encontraba el perro que sufrió una fractura de cadera “y salió una bestia que destruyó una familia”.

Por su parte, uno de sus cuatro hijos, Francisco, solicitó a todas las personas que puedan aportar datos de lo sucedido esa fatídica jornada que se acerquen a la Fiscalía 5 del doctor Alejandro Pellegrinelli, en el octavo piso de Tribunales.



Siguiente Noticia Nuevas películas para la gran pantalla

Noticia Anterior Robo en una fábrica de pastas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario