Prepagas e instituciones del sector privado de la salud manifestaron hoy su “desazón y descontento generalizado” tras el criterio utilizado por la Superintendencia de Servicios de Salud para autorizar incrementos en las cuotas del sector inferiores a los reclamados.

Las prepagas habían solicitado un ajuste del 9 por ciento desde septiembre, pero el gobierno les concedió 7,5% y desde octubre.

En un escenario inflacionario que no cede a pesar de la recesión aguda que afronta la Argentina, el reclamo de las prepagas le mete más presión a un bolsillo ya castigado por el alza de alimentos y bebidas, higiene y otros servicios como colegios privados, seguros, transporte de taxis y remises, y otros.

Las prepagas -que son financiadores del sistema de salud- cuestionaron que los ingresos en las cuotas serán “menores a lo pautado y por lo tanto insuficientes, y además llegarán a destiempo para cumplir con los compromisos asumidos en las últimas paritarias”.

A su vez, los centros de diagnóstico enrolados en CADIME acusan a las prepagas de no trasladarles los incrementos que consiguen del gobierno a los aranceles que pagan por las prestaciones de servicios como estudios de alta complejidad, laboratorio y otros. (NA)



Siguiente Noticia Un hombre murió tras atropellar un perro y ser atacado a golpes

Noticia Anterior Básquet: Argentina no pudo ante la eficacia croata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario