El Movimiento Libres del Sur dio a conocer el informe del Índice Barrial de Precios (IBP) de Mar del Plata del mes de julio, donde se registraron fuertes aumentos en varios rubros.

Guillermo Schütrumpf, exconcejal y referente de Libres del Sur en el FA UNEN, comunicó que la canasta básica total (CBT) en Mar del Plata llegó casi a los $6.000 y la canasta básica alimentaria (CBA) a los $2.500.

“Luego de una meseta importante durante los meses de abril y mayo, que estuvo relacionada con la fuerte caída del consumo lo cual impactó en la remarcación, en junio y julio los precios han vuelto a aumentar 1,22% y 2,14% respectivamente. La CBA llegó casi a $2.500 con un aumento acumulado del 42,80% interanual, impactando profundamente en el bolsillo de la gente”, reparó el dirigente.

“Cuando a la CBA, que es de $ 2.483,10, le incorporamos el componente no alimentario, obtenemos la CBT, que en el caso de Mar del Plata es de $ 5.636,84. Así podemos afirmar que la línea de pobreza es de casi $6.000 y la de indigencia de casi $2.500”, continuó Schütrumpf.

El fuerte aumento de los precios en febrero y marzo -16,30% en total los dos meses- fue el promotor, según Schütrumpf, de una fuerte caída del consumo, lo que derivó en un periodo de no remarcación de los precios en alimentos, ya que los aumentos habían absorbido, y en algunos casos excedido, el impacto de la devaluación del gobierno nacional.

En el informe dado a conocer se destaca el aumento en los rubros de almacén: 2,69% intermensual y 42,33% acumulado interanual; de verdulería: 0,07% intermensual y 46,89% acumulado interanual; y de carnicería: 2,39% intermensual y 41,51% acumulado interanual.

El referente de Libres del Sur y UNEN remarcó la importancia del trabajo realizado mensualmente por actores sociales, a cargo del relevamiento del Índice Barrial de Precios (IBP): “Hoy nuestro índice es el único termómetro real sobre la variación de precios en Mar del Plata. Logramos una muestra de entre 180 y 220 comercios por mes con una distribución en 32 barrios, y una población total de 428 comercios. En cada entrega del IBP estamos tabulando más de 10.000 precios relevados, con la ayuda de estudiantes de la Universidad Nacional de Mar del Plata”.

Para Schütrumpf la preocupación central está en la situación del comercio en Mar del Plata.

“Yo puedo hablar en primera persona porque administro un negocio familiar de alimentos. Somos vecinos y amigos de los clientes, y además somos clientes de otros comercios. La presión de los formadores de precios para los negocios, que somos el último eslabón de la cadena de comercialización, es muy fuerte, sumada a la presión impositiva regresiva del Municipio y la Provincia, que recauda más proporcionalmente de los pequeños comercios que de las grandes empresas”, remarcó.

El dirigente sostuvo que resulta muy difícil no trasladar esta realidad a los precios finales. “En el mejor de los casos hay remarcación, y en el peor de los casos el cierre de los negocios como vemos cada día en Mar del Plata”, explicó.



Siguiente Noticia Unión arrancó con todo

Noticia Anterior Aldosivi se trajo un punto de Misiones

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario