El pasado sábado, en el marco del día del catequista, se realizó la jornada diocesana de catequesis, bajo el lema “la alegría del Evangelio, don y tarea de toda la Iglesia”.

El expositor fue el presbítero Alejandro Puiggari, y de la misma participaron cerca de 600 catequistas que se reunieron en el instituto Santa Cecilia y luego a las 18 se congregaron en la Iglesia Catedral donde monseñor Antonio Marino, obispo de Mar del Plata, presidió la eucaristía.

Durante la exposición, el presbítero Puiggari, se refirió a la transformación “profunda” de Bergoglio al ser elegido pontífice, y destacó que “él tiene paz porque se siente llamado por Dios para esto. Sin Aparecida y sin Benedicto XVI él no podría hacer lo que está haciendo”.

Mensaje de monseñor Marino a los catequistas en su día

“La importancia decisiva de la catequesis en la vida de la Iglesia, es motivo del esmero con que un obispo desea cuidarla siempre, para renovarla e impulsarla, poniendo atención en los cambios culturales que pueden condicionar la escucha y la asimilación del anuncio salvador y de las verdades de vida que trasmite el Evangelio”, inició diciendo monseñor Marino en la homilía.

Como todos los años, el pastor de la Iglesia Católica dirigió unas breves reflexiones “a modo de estímulo y complemento” de la tarea que realizan los catequistas.

Al finalizar la eucaristía, se acercaron representantes de cada decanato que recibieron imágenes de la Virgen de Luján, bendecidas por monseñor Marino, y que durante este tiempo peregrinarán por los grupos de catequesis de todas estas zonas pastorales.



Siguiente Noticia Madre e hija sufrieron una salidera bancaria

Noticia Anterior Juzgan a tres empresarios por un millonario fraude fiscal

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario