El Instituto Oftalmológico de Mar del Plata elaboró un informe relacionado con las complicaciones oculares de la diabetes.

La exploración ocular periódica no sólo permite diagnosticar la aparición de una lesión ocular. Los ojos permiten acceder con la simple exploración a los vasos del interior de nuestro organismo, pudiendo deducir el estado de los vasos en otros órganos como el riñón o corazón.

Afecta a la estructura más sensible del ojo: la retina, produciendo retinopatía diabética.

La retina se encarga de captar las imágenes que percibimos para después transmitirlas al cerebro. Se trata, por lo tanto, de tejido cerebral y como tal no se puede regenerar o trasplantar, por lo que su lesión lleva, generalmente, a una pérdida de la visión.

Una de las regiones de la retina más sensibles a la retinopatía diabética es la mácula, el centro de la visión, que nos permite definir los rasgos de las personas o leer.

La diabetes es una enfermedad “traicionera”. ¿Qué podemos hacer? El paciente puede encontrarse durante muchos años bien, y en el transcurso de pocos meses, desarrollar sucesivas complicaciones por la enfermedad. Esto se debe al carácter progresivo de la lesión.

Si se descontrolan los niveles de glucosa en la sangre, se originan a nivel de la retina hemorragias, dilatación de los pequeños vasos y diversas complicaciones que se generan a partir de ésta inestabilidad.

“Además del control periódico semestral o anual del fondo de ojo de los pacientes, tenemos múltiples técnicas que nos ayudan en el diagnóstico y seguimiento, con el fin de realizar un diagnóstico precoz de las lesiones”, señalaron desde el Instituto Oftalmológico.

La diabetes, afortunadamente, permite que el paciente se implique de manera intensa en el control y la prevención de sus posibles complicaciones.

¿Qué opciones terapeúticas tiene el oftalmólogo en el control de la retinopatía diabética?

El láser. El láser ha sido y continúa siendo el tratamiento principal para las complicaciones oculares de la diabetes. La panretinofotocoagulación se aplica en los casos de reinopatía diabética proliferativa que consiste en destruir mediante impactos de láser. Esta técnica consigue evitar la pérdida visual de los pacientes en un porcentaje significativo. La cirugía puede ser necesaria en caso de hemorragias de repetición o desprendimientos de retina.

La técnica quirúrgica se denomina vitrectomía. Con esta cirugía accedemos al interior del ojo a fin de eliminar el humor vítreo que puede encontrarse opacificado por diversas causas. Nuevas alternativas: Las nuevas alternativas se centran en el control del edema macular diabético. Así, se están empleando en uso compasivo, y tras autorización sanitaria pertinente, o en ensayos clínicos controlados, inyecciones intraoculares de corticoides con el objetivo de disminuir la inflamación y permeabilidad vascular.



Siguiente Noticia Red de Jueces Penales cuestiona medidas de seguridad de Scioli

Noticia Anterior Casi 2 millones y medio de bonaerenses aún no renovaron el DNI

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario