A más de dos meses de vigencia de una ley provincial que obliga al uso de casco y chaleco con dominio en las motos, en los barrios del sector periurbano de Mar del Plata la falta de controles provocan que no se cumpla con esta disposición.

Motos sin patente, modificadas para provocar ruidos molestos, circulando en contramano y a altas velocidades, son postales recurrentes en muchos barrios alejados del micro y macrocentro.

A esto se suma el no uso de casco y en los casos que van dos personas del chaleco con dominio.

Cabe destacar que, muchos de los episodios delictivos que se cometen en la periferia son protagonizados por delincuentes que se movilizan en motovehículos, la mayoría robados.

Los vecinos afirman que son inexistentes los operativos de personal de Tránsito, o por lo menos no con la periodicidad que serían necesarios para revertir esta situación.

Además, los puestos policiales que se apostan en algunas esquinas tampoco detienen a las motos para verificar que no sean robadas.

Off the record, algunos agentes de Tránsito reconocen que si no les garantizan presencia policial en los operativos, no van a los barrios considerados “calientes” en materia de inseguridad.



Siguiente Noticia A pedido del público, el MARFICI suma un día más

Noticia Anterior Una nueva denuncia salpica al vicepresidente Boudou

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario