Así lo reconoció José Rigane, Secretario General de la FeTERA y Secretario Adjunto de la CTA Nacional, luego de conocerse una serie de trascendidos de la prensa que generaron la reacción de muchos sectores de la sociedad sobre la posibilidad de la construcción de una central nuclear en esta región.

A raíz de las recientes visitas de los mandatorios de Rusia, Vladimir Putin y de China, Xi Jinping, a través de los medios de comunicación trascendió la posibilidad de la instalación de dos nuevas centrales nucleares en nuestro país;  y se mencionó que el destino de una de ellas podría ser Mar del Plata.

La posible IV central nuclear, sería tipo Candú de tecnología canadiense pero con participación de China. El gigante asiático posee centrales con este tipo de tecnología que utiliza uranio natural como combustible y agua pesada como refrigerante y moderador.  Además,  los chinos tienen centrales con uranio enriquecido.

Por otra parte, los rusos tendrían participación en la V central nuclear dado que ésta utilizaría uranio enriquecido y agua liviana (agua común desmineralizada).

Cinco empresas son las principales interesadas (habrían sido precalificadas  por Nucleoeléctrica Argentina S.A.) para participar en la construcción de las centrales: Candú Energy INC (ex AECL, Canadá); ROSATOM (Rusia), China National Nuclear Corp (China), AREVA (Francia), Westinghouse-Mitsubishi (EEUU-Japón) y Korea Electric Power Corp (Corea del Sur).

Respecto de la eventual construcción de una central nuclear en Mar del Plata, el dirigente indicó que no existe más información que la circuló en los medios de comunicación.

 

“Considero que todas las cosas que se firmaron, inclusive las que se menciona que firmó el Secretario de Servicios Públicos, Franco La Porta de la Provincia de Buenos Aires con la delegación china como con  la rusa, son cuestiones que están vinculadas a decisiones de carácter político y a iniciativas políticas. Pero poco tienen que ver con soluciones reales a las necesidades que están planteadas en el plano energético vinculadas a Centrales de la Costa y Mar del Plata, señaló Rigane.

En tal sentido, consignó que la información que desde el Sindicato que agrupa a todos los profesionales del ámbito de la energía nuclear a nivel nacional, “no hay ningún estudio previo para desarrollar una central nuclear en Mar del Plata, y que su construcción supuestamente podría ser en donde va a terminar la línea de 500 KV que unirá Bahía Blanca con Mar del Plata – su construcción está en licitación- que termina en Vivoratá”.

“Sin embargo, insistimos, no existe ningún estudio previo que habilite su construcción. Además, Vivoratá tampoco cuenta con un caudal de agua dulce para la refrigeración de una central”, manifestó.



Siguiente Noticia Hubo acuerdo y Stravaganza usará el Polideportivo

Noticia Anterior Pulti: “Alberto Schujman era un amigo de la paz”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario