Tippi vivió diez años en el desierto junto a sus padres toda su infancia, la niña estuvo acompañada de animales a los cuales les tenía un gran afecto.
Tippi degré, así se llamaba la niña que nació un 4 de junio del año 1990 en Namibia (país del sudoeste de África). Esta era de padres de origen francés, Alain Degré y Sylvie Robert, ambos trabajaban en Namibia realizando reportajes fotográficos para una empresa francesa. Sylvie y Alain, apasionados por la naturaleza viajaron incansablemente por África durante diez años, en una aventura única donde Tippi también fue participe.

Pasado el tiempo, hasta que la niña cumplió los 10 años su vestimenta era un taparrabos, siendo muy amiga de algunos animales del desierto. Era una pequeña que amaba con locura a los animales, los consideraba sus mejores amigos.

“Fue mágico vivir en libertad en la naturaleza, junto a Tippi. Ella nació y se crió hasta los diez años en plena naturaleza, con la compañía de todo tipo de animales, la mayor parte de su tiempo. Mi hija posee un vínculo especial armonía y sabe conectar la mentalidad de estos animales. Consideraba que estos eran sus amigos y nunca les tuvo miedo, simplemente los miraba a los ojos y hablaba con ellos. Siempre pensé que ofrecer todo esto a mi hija era lo mejor que podía hacer, darle una experiencia inolvidable en comparación a la infancia que viven la mayoría de los niños, en las ciudades. Mi decisión de criarla en el desierto africano fue una de las mejores decisiones que he tomado y no me arrepiento de ello” explicó su madre Sylvie.

Tippi se hiso muy amiga, a medida que iba creciendo de elefantes, leopardos, cocodrilos, leones, jirafas avestruces y todo tipo de animales y bestias salvajes. Pero lo más lindo, y curioso fueron los lazos que estableció con los “Bosquimanos” e “Himbas”, tribus del Kalahari que le enseñaron su lengua y los grandes secretos de supervivencia en el desierto.
Sylvie afirmaba: “En las regiones áridas o semidesiertas del sur de África existen enormes fincas de 10.000 a 20.000 hectáreas. Los propietarios suelen mantener a animales huérfanos y criarlos en su hacienda y así es como Tippi fue capaz de estar tan cerca de ellos.”

“Experiencia maravillosa”, esa fueron las palabras de la mama de Tippi. “Era realmente como vivir en nuestra propia casa, que en el fondo es como una parte de África”.
A finales del año 1999 termino la aventura, esta familia se trasladó nuevamente a Paris, y fue así desde entonces que publicaron libros traducidos a varios idiomas, además seis documentales sobre la naturaleza, para Discovery Channel.

En sus dos primeros años la pequeña Tippi, en Paris asistió a una escuela local, pero no tenía afinidad con los demás niños de su clase. La niña sintió como si le hubiesen arrebatado África de su ser, eso fue lo que le causo mucho dolor y angustia.
Pasado el tiempo tras ese dolor profundo que sintió la niña, en la actualidad Tippi está terminando sus estudios de cine, en La Sorbona (Universidad de París), y sigue luchando con su sueño de poder conciliar los dos mundos tan distintos en los que ella toda su infancia ha vivido.



Siguiente Noticia Preparan una misión comercial a China

Noticia Anterior Se pone en marcha el Oficial de Básquet

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario