Mar del Plata es la ciudad con más desocupación, sub-ocupación y trabajo en negro del país. Para muchos trabajadores desocupados la única salida en estos años ha sido el auto-empleo, del cual se calcula que más del 10% de los emprendimientos de la Economía Social y Popular de la ciudad desarrollan actividades vinculadas a la producción de alimentos y el agregado de valor a la Agricultura.

Estos emprendimientos de la economía social y popular no encuentran la posibilidad de acceder a canales de comercialización formales, ya que no están en condiciones de afrontar las exigencias que establecen las normativas oficiales para las grandes y medianas industrias.

Dicha normativa, en su formulación presupone una igualdad de condiciones para los elaboradores pero, en su implementación, no es posible ponerla en práctica tanto en aspectos socioeconómicos como productivos y ambientales.

En este contexto varias Instituciones Estatales han presentado un proyecto de Ordenanza de Pequeñas Unidades Productivas Alimenticias (PUPAS) que está a punto de ser votado en el Concejo Deliberante.

Desde la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) expresaron su total apoyo al proyecto de ordenanza, “ya que consideramos que es uno de los pocos que llegan a ser tratados por el órgano legislativo de nuestra ciudad y que tienen como objetivo realizar normativas apropiadas para los sectores más vulnerados y excluidos de nuestra ciudad”.

Los impulsores de la iniciativa aclararon que el proyecto de Pupas, a diferencia de lo expresado por las cámaras de panaderos,  no pretende promover “la competencia y el comercio desleal, desigual e informal” sino todo lo contrario, busca reconocer a sectores productivos de Mar del Plata que hoy existen y comercializan sus productos de manera clandestina “obligados por un sistema que no los reconoce como actores fundamentales de la economía local”.

“Apunta a  permitirle el acceso a los elaboradores de alimentos de la Economía Social y la Agricultura Familiar  que producen en una pequeña escala productiva alimentos de bajo riesgo sanitario, a un sistema de elaboración y comercialización formal”, agregaron.

Este proyecto tiene por objetivo capacitar a los elaboradores, regular su trabajo y la comercialización de sus productos, así como brindar herramientas para lograr mayores desarrollos que le permitan crecer en los niveles productivos.

Por tal razón, están convocando a todos los trabajadores y trabajadoras de la economía social y popular a reunirse los días jueves y viernes, a las 10, en el Concejo Deliberante para manifestar el apoyo al proyecto.



Siguiente Noticia En Mar del Plata, los bancarios van al paro y se movilizan

Noticia Anterior Argentina se tomó revancha de Canadá

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario