El defensor del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bonicatto, expresó su rechazo a los actos de intimidación sufridos en Mar del Plata por el fiscal general Daniel Adler, uno de los miembros del tribunal de enjuiciamiento a José María Campagnoli.

“Creemos en el respeto a la institucionalidad y en la independencia que tienen los funcionarios, en este caso un fiscal, para actuar de acuerdo a sus convicciones y fundamentos”, declaró Bonicatto.

Además, explicó  que “toda expresión de violencia que atente contra el normal desempeño de la Justicia y las instituciones constituye un acto antidemocrático”.

El Defensor del Pueblo también reconoció la trayectoria de Adler en la labor judicial, y su “profundo compromiso con la justicia, la verdad y la defensa de los derechos humanos”.

“No podemos permitir que a más de treinta años de la recuperación democrática, personas comprometidas, y en ejercicio de sus funciones institucionales, sufran intimidaciones cobardes que rememoran los tiempos más oscuros de nuestra historia”,  opinó el Defensor.

Por último, celebró  las múltiples manifestaciones de apoyo al fiscal por parte de organismos de derechos humanos y de gobierno, a las que definió como “una muestra de solidaridad y responsabilidad institucional”.



Siguiente Noticia Encuesta de Hogares y Empleo relevará viviendas en Mar del Plata

Noticia Anterior Mar del Plata marchó por Gaza

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario