Un matrimonio marplatense decidió darse de baja de la lista de aspirantes a padres adoptivos, luego de 12 años de trabas y vericuetos judiciales.

Con el dolor a cuesta que significa tomar semejante determinación, Sandra Lojo expuso a través de una carta las razones por las cuales no se reinscribieron, “después de 12 años de espera y maltrato por parte de los organismos judiciales encargados de custodiar la guarda de los menores”.

“Desde el primer día, cuando llegamos al Juzgado Nro.1, fuimos  recibidos por una empleada que desbordada nos sugirió que no iniciáramos el trámite, hoy entiendo que razón tenía, ya que después de ese episodio logramos comenzar con este derrotero en el Juzgado de menores  Nro.2, donde la desidia por los aspirantes y por ende por los niños se notó en cada momento”, manifestó.

Luego de un tiempo, Sandra y su pareja comenzaron a deambular por los “Nuevos” Tribunales de Familia, “donde se observan modificaciones de forma, pero no de fondo”.

“Seguimos siendo recibidos por Juezas que nos ofrecen los niños que nadie quiere adoptar. Fuimos amplios en las edades, sexo y también en preservar los lazos sanguíneos, pero nada dio resultado. Debe ser que uno de los Jueces tenía razón cuando me dijo que ¨no hay chicos  para adoptar¨”.

“Por eso cansados, desilusionados y maltratados, decidimos no volver a reinscribirnos”, confesó.

“La justicia tomo la decisión de que nuestra  familia, no tuviera hijos, será porque no ¨seriamos buenos padres¨, pero quiero decirles que los encargados de impartir la ¨justicia¨ en los menores nunca estuvieron ni estarán al nivel que las circunstancias lo requieren, una lástima privar de una familia a los niños que la necesitan y a unos futuros padres de poder ejercer la paternidad”, agregó.



Siguiente Noticia Reserva Puerto: organizaciones ambientalistas “desconocen” proyecto

Noticia Anterior Premio por “aguantar” casados

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario