La Cámara de Diputados bonaerense convirtió en ley la adecuación de la normativa provincial sobre fertilización asistida a la legislación nacional.

A partir de ahora, tanto la salud pública como privada deberá cubrir la donación de óvulos y espermatozoides y extenderá el límite de edad para acceder a los tratamientos.

La ley de Fertilización Asistida en la provincia de Buenos Aires fue pionera en el país y, a poco más de tres años de su puesta en marcha (en enero de 2011) produjo un centenar de nacimientos gratuitos en hospitales públicos provinciales. Además, ya se atendieron más de 28 mil consultas y actualmente hay 189 tratamientos en curso.

“La adaptación permite que cada vez más personas accedan al proyecto de formar una familia, algo que hasta la aparición de estas leyes se limitaba a aquellos que contaban con el dinero suficiente para pagar los tratamientos, es decir, muy pocos”, dijo el ministro de Salud de Scioli, Alejandro Collia.

Y agregó que “la Provincia cuenta con una red de 10 centros de fertilización asistida en hospitales públicos, con equipamiento de última generación y un equipo médico capacitado para atender consultas y tratamientos de alta y baja complejidad”.

LOS CAMBIOS

Ahora la Provincia será también la primera en adoptar beneficios incluidos en la ley nacional, aprobada en junio del año pasado. Concretamente, a través de la adecuación de sus normas, la legislación bonaerense extenderá el límite de edad para tratamientos (hasta ahora solo los cubría para mujeres de de 30 a 40 años); y contemplará la donación de óvulos u espermatozoides para la fecundación in Vitro en caso de ser necesario.

“La ley provincial fue la primera en entender la infertilidad como una enfermedad, cuyos tratamientos deben ser cubiertos y garantizados por el Estado si el paciente no cuenta con obras social”, explicó la asesora del Programa de Fertlización Asistida provincial, Natalia Tarducci.

En ese sentido, la especialista destacó que la sanción de la ley nacional el año pasado posibilitó que esta enfermedad sea incluida dentro del Plan Médico Obligatorio (PMO), que exige que las empresas de medicina prepaga y las obras sociales cubran los tratamientos.

Además, en febrero de este año, la cartera sanitaria provincial inauguró el décimo centro público de fertilización y el primero destinado a tratamientos de alta complejidad en el hospital materno infantil Victorio Tetamanti, de Mar del Plata.

materno infantil“Sólo el 20 por ciento de las parejas que se acercan a consultar requieren tratamientos de alta complejidad”, señaló Tarducci. Las patologías más frecuentes son la varicocele, en los hombres; y la obstrucción de trompas y la baja reserva ovárica en las mujeres.

En la actualidad, tres de cada diez parejas que se someten a un tratamiento de reproducción asistida requieren de óvulos o esperma donado para tener un hijo, sin contar el creciente número de mujeres sin pareja que deciden ser madres por ovodonación como consecuencia al retraso de su decisión y el envejecimiento de sus ovocitos.

Los tratamientos de reproducción asistida se realizan solamente cuando hay posibilidades razonables de éxito, ofreciéndoles un tratamiento adecuado a cada paciente.



Siguiente Noticia Consejo Local de Niñez pidió la emergencia edilicia en escuelas

Noticia Anterior Avanzan a buen ritmo los trabajos de renovación de vías

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario