Más de cincuenta mil personas coparon el centro y las calles de Mar del Plata con los clásicos cantos “Vamos, vamos, Argentina” o “El que no salta es un inglés”, a los que se sumaron el nuevo himno mundialista “Brasil, decime qué se siente”.

El epicentro de los festejos fue el Monumento a San Martín en Luro y Mitre donde la masa de público prolongó el festejo durante un par de horas.

Sin embargo, pasadas las 21 horas se produjeron algunos incidentes entre barras de Aldosivi y Alvarado que provocó peleas, corridas y la multitud, paulatinamente, fue desconcentrándose.

La cantidad de personas que se reunieron en el microcentro marcó un hecho histórico para la ciudad, superando incluso lo sucedido en los Mundiales del 86 y 90.

Lamentablemente, las autoridades de seguridad no previeron que esto podía suceder, aunque el antecedente inmediato fueron los partidos de octavos y cuartos de final donde los marplatenses se volcaron masivamente a la calle para festejar.

La poca presencia policial derivó en episodios de violencia entre algunas personas que, de acuerdo a lo expresado por testigos de los incidentes, había entre los agresores algunos con armas de fuego.

Incluso, se pudo constatar una persona herida en el cuello con un arma blanca que fue derivado al Hospital Interzonal.



Siguiente Noticia No hay carriles exclusivos para bomberos y ambulancias

Noticia Anterior Mundial 2014: Los puntajes de la selección

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

Deja un comentario