Un sector del palacio municipal amaneció inundado de aguas servidas lo que obligó a suspender las actividades de las dependencias que funcionan por el ingreso de la calle La Rioja.

Los empleados municipales se encontraron esta mañana con las cloacas internas del edificio desbordadas, con el consecuente peligro a la salubridad que ello implica, debiéndose suspender las actividades en las áreas municipales correspondientes, como Catastro y Obras Públicas.

Desde el gobierno municipal informaron que lo sucedido fue causado de manera intencional y durante toda la jornada los operarios de Obras Sanitarias trabajarán para solucionar el inconveniente.

Mientras tanto, desde el bloque de la UCR exigieron un plan de mantenimiento y refacción inmediata, debido al estado crítico de la infraestructura del Palacio Municipal.



Siguiente Noticia “Antes de excavar hay que prevenir”

Noticia Anterior Piden modificar la ordenanza de recategorización hotelera

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario