El uso de celulares inteligentes, tablets, notebooks y otros equipos portátiles se extiende cada vez más pero la mala utilización, en la mayoría de los casos sin advertirlo, deriva en trastornos traumatológicos crónicos.

Los especialistas evalúan la enfermedad dentro de los parámetros de epidemia. La problemática -instalada en América del Norte y Europa- ya se extendió a Latinoamérica con iguales escalas y con datos preocupantes.

Según un informe del Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires, más de la mitad de las consultas de pacientes afectados por problemas de columna, son atribuibles a malas posturas por el uso abusivo de estos equipos.

Este trastorno tiene un nombre: “Text Neck”, o “Cuello de Texto” y en los países centrales ya son tratados como brotes epidémicos.

De acuerdo con un estudio realizado a partir de las consultas recibidas en un centro asistencial bonaerense, el 63% de los casos derivados del servicio de casos en la Provincia de Buenos Aires.

Traumatología por problemas de columna corresponden a afecciones detectadas en la región cervical (vértebras que le permiten la movilidad al cuello). Allí es donde se inicia la afección por la excesiva utilización de los aparatos electrónicos.

Son consecuencias de la permanencia en la misma y mala postura que asumen quienes están horas y horas “prendidos” e inclinados a los equipos modernos de comunicación y computación, escribiendo mensajes de texto, mirando videos o navegando por internet.

El “Text Neck” compone un cuadro patológico de tipo mecánico de la columna cervical provocado por la inclinación hacia delante (hiperflexión) de cabeza y cuello a expensas de la fijación visual permanente en el cualquiera de los aparatos electrónicos antes citados.

Desde CoKiba advierten que en muchos casos el cuello “ se adapta de tal manera a la posición inadecuada, que luego resulta complicado devolverlo a su estado habitual y el cuello pierde su curvatura natural”.

“La creciente necesidad insoslayable del uso de la tecnología móvil (celulares, tablets, agendas, reproductores, notebooks, play station) y de escritorio (computadora personal), genera que nuestros pacientes consulten por dolores cervicales difusos , cefaleas, y en muchos casos mareos y náuseas causados por la permanencia en posturas estáticas durante muchas horas al día, vinculado directamente al uso de las distintas aplicaciones que hoy dejaron de ser exclusivas en el contexto laboral para ser permanentes en el contexto social”, explicó el Lic. Daniel García (Kinesiólogo Fisiatra – Servicio de Kinesiología del Htal. Dr. Bernardo Houssay de Vicente López).

“Lo cierto es que si bien nuestra columna cervical, naturalmente, es proclive a rectificarse luego de los 40 años de edad; hoy vemos que a edad temprana (entre los 12 y 17 años) no solo encontramos rectificaciones sino, peor que eso, inversiones de la curvatura normal aparejada a síntomas muchas veces incapacitantes y de sintomatología permanente como rigidez de cuello, dolor de hombros y espalda y hasta trastornos de la deglución”, agregó el García.

“Nuestro mejor consejo es detectar tempranamente los síntomas y hacer la consulta con un profesional de la salud, producir pequeños cambios de hábito y con el protagonismo del paciente, sin duda mejora el pronóstico a corto plazo”, explicó el licenciado García, del Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires.



Siguiente Noticia Noche de las Corbatas: descubrirán placa recordatoria

Noticia Anterior Destacan a las Cooperativas como generadoras de empleo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario