El 41 Congreso Nacional Bancario decidió un paro general para el 8 de julio próximo en las entidades públicas y privadas y durante todo el horario de atención al público en demanda de “la inmediata reincorporación de los 36 trabajadores despedidos en la Caja Popular de Ahorros de Tucumán y la derogación del impuesto a las ganancias salarial”.

El titular de la Asociación Bancaria (AB), Sergio Palazzo, anunció la protesta del 8 de julio, decidida por unanimidad y, de forma previa, el personal realizará asambleas sorpresivas, con interrupción de tareas, entre el 2 y el 7 de julio, afirmo Palazzo.

Palazzo clausuró el Congreso Nacional Bancario en la sede sindical de Sarmiento al 300, que deliberó durante tres días y ratificó “la continuidad y profundización del plan de lucha”.

El paro nacional del 8 de julio se realizará con concurrencia a los lugares de empleo y sin atención al público toda la jornada.

Los congresales repudiaron el fallo de la Corte Suprema estadounidense por coincidir con “los intereses de los fondos buitre”, ratificaron “la necesidad de producir las reformas financiera y tributaria” y reclamaron “la reincorporación de los 36 despedidos en Tucumán y la derogación de ganancias sobre los ingresos salariales, que tienen carácter alimentario”.



Siguiente Noticia Violenta agresión contra dirigentes durante conflicto laboral

Noticia Anterior El campo pidió “un camino de diálogo y concordia"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario