La Semana Social convocada por la Iglesia, que logró reunir en la ciudad de Mar del Plata a dirigentes políticos y sindicales de todos los sectores, concluyó hoy con un llamado a “crecer en la amistad social” y expresando el compromiso de “promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza”, camino al Bicentenario del 2016.

Así lo afirma el mensaje final del encuentro convocado por la comisión episcopal de Pastoral Social, que encabeza monseñor Jorge Lozano, y que reunió desde el viernes y hasta este domingo en Mar del Plata a los más variados representantes del mundo político y sindical, tanto del oficialismo como la oposición, para debatir bajo el lema “El papa Francisco y la cuestión social”.

“Nuestra intención ha sido promover un espacio de diálogo para crecer en la amistad social”, dice el documento de dos carillas difundido este mediodía, al término del encuentro que se desarrolló en el hotel sindical 13 de Julio, y del que participaron -entre otros- los líderes de las centrales sindicales, Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo; y de las dos CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli.

En el texto, la Pastoral Social expresa su preocupación por “todas las situaciones de exclusión que impiden que todos los ciudadanos puedan vivir con dignidad de hijos de Dios” y reconoce de “modo alarmante las nuevas formas de explotación y las consecuencias que genera un sistema económico global cada vez más desigual”.

En ese marco, y en pos de “contribuir a generar mayor inclusión y encuentro”, ratifican su compromiso de “promover el desarrollo integral y erradicar la pobreza en este camino al Bicentenario del 2016”, ya que “como cristianos nos sentimos desafiados a sembrar auténtica esperanza frente a las múltiples situaciones de dolor que encontramos en nuestra sociedad”.

semana social misa cierreEn ese contexto, se destaca un mensaje recibido por el papa Francisco para los participantes de la Semana Social, en el que alienta a los laicos a “ser fermento transformador en la construcción de un mundo mejor” y, en ese sentido, la Pastoral Social expresa la necesidad de “recuperar la vocación pública para servir a la construcción de la Nación”.

En la misa de clausura del encuentro, monseñor Jorge Casaretto -integrante de la Pastoral Social- abogó por la “reconciliación de los argentinos”, lo cual implica “un proceso dinámico, pero que necesita de chispazos luminosos”.

En ese sentido, el ex obispo de San Isidro dijo que “si no hay reconciliación fraterna entre los argentinos, difícilmente puedan darse otras virtudes sociales fundamentales para la vida de nuestro país”.



Siguiente Noticia Angelita, una vecina de 107 años

Noticia Anterior Mundial 2014: Un Robben que no se le chispoteó

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario