La necesidad de repensar la cuestión social desde la mirada pastoral del papa Francisco fue debatida este sábado por dirigentes políticos, sindicales y de la Iglesia, en el marco del encuentro convocado por la Comisión de Pastoral Social que se desarrolla desde el viernes en la ciudad de Mar del Plata.

En el segundo día de deliberaciones de la Semana Social, la jornada comenzó con un panel que integraron la vicejefa de gobierno porteño, María Eugenia Vidal; el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo; el padre José María `Pepe` Di Paola; el sacerdote jesuita Diego Fares; y la senadora nacional Liliana Negre de Alonso.

Desde las primeras filas, escucharon el debate los obispos de la Pastoral Social, Jorge Lozano, Jorge Casaretto y Jorge Lugones; Malena Galmarini -esposa del líder del Frente Renovador, Sergio Massa-; el dirigente de la CGT Azopardo, Julio Piumato; y el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

semana social 2014 jornadaAl mediodía se hicieron nuevamente presentes en el hotel sindical donde se desarrolla el encuentro los titulares de las dos CGT, Hugo Moyano y Antonio Caló, que se volvieron a cruzar amigablemente, como lo hicieron en el inicio del debate, para participar de distintas mesas de debate simultáneas.

“En el Estado es el único lugar donde se pueden hacer transformaciones a gran escala. A pesar de todas las dificultades, la hostilidad, el desprestigio o el prejuicio que pueda generar, la política sigue siendo la vocación de servicio más alta que una persona pueda tener”, planteó la vicejefa porteña en su exposición.

Para la representante del PRO, “los desafíos que enfrenta hoy la Argentina no los resuelve un partido político solo, ya que son de resolución compleja”, al tiempo que planteó la necesidad del diálogo entre los dirigentes, lo cual “requiere administrar nuestro ego”, y consideró que el “gran desafío que viene es pasar de la supervivencia a la verdadera inclusión”.

Por su parte, Barrionuevo destacó el rol del movimiento obrero organizado en “suplir las fallas que tiene la democracia en materia de educación, seguridad y salud”, cargó contra la dirigencia política “culpable del narcotráfico y la corrupción” y bromeó diciendo que el papa Francisco es “el Messi del catolicismo”.

En tanto, la senadora puntana Negre de Alonso recordó anécdotas junto a Jorge Bergoglio en Buenos Aires, sobre todo durante el tratamiento en el Congreso de la ley de matrimonio igualitario; y señaló que su compromiso desde el Parlamento es “en favor de los excluidos, los que están en las fronteras existenciales”.

A su turno, el padre Pepe -conocido por su lucha contra la droga- dijo que la “religión bien entendida no es el opio de los pueblos, sino un motor transformador que puede cambiar la realidad”, como lo demuestra el trabajo que vienen realizando el equipo de curas villeros designados por Bergoglio cuando era arzobispo de Buenos Aires.

“Las propuestas que llegan a las villas parecen propuestas colonizadoras. Hay que aprender de las capacidades y de los valores de la gente de las villas”, expresó el sacerdote que, por amenazas recibidas por narcos, debió abandonar su trabajo en la Villa 21 de Barracas y, tras un tiempo en el norte, ahora hace su trabajo pastoral en la villa La Cárcova, partido de San Martín.



Siguiente Noticia Para FEBA, mayo no profundizó la caída de la economía

Noticia Anterior Asdemar celebró su 23er. aniversario

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario