Tremendo blooper de la seguridad de la selección de Francia. Dos custodios perseguían a un invasor y al intentar atraparlo chocaron entre ellos. Los galos se entrenaban a puertas abiertas.

Los dos hombres estaban a punto de contenerlo cuando chocaron entre ellos y cayeron al piso, en una situación que causó risa de todo el público presente en el estadio Santa Cruz. El adolescente llegó a abrazar a uno de los futbolistas. Abner estuvo preso durante unas horas en un puesto policial y luego fue liberado. “Sólo quería pedir una camiseta”, argumentó. Francia enfrentará a Nigeria en octavos de final, este lunes a las 13, en Brasilia.



Siguiente Noticia "La Provincia invierte más en armas que en alimentos"

Noticia Anterior Mundial 2014: Chile vs Brasil, a ganar con el corazón

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario