Unos 300 chicos de los colegios Gianelli, Nueva Pompeya, Salvador Maza y Walsh de Mar del Plata abrieron la temporada de turismo estudiantil en San Carlos de Bariloche.

Desde el pasado jueves, la fiebre estudiantil ha comenzado a apoderarse de las calles para disfrutar de nueve noches en Bariloche, el destino codiciado por los adolescentes.

Tras el largo viaje que se extendió por casi 24 horas, los egresados vivieron la primera noche con la tradicional “fiesta de bienvenida” en una de las discos dedicadas a recibir a los estudiantes.

El resto de las actividades todavía no las conocían en detalle pero todo viene bien: habrá nieve, paisajes y sobretodo mucha diversión.

Los operadores turísticos afirman que los meses más fuertes son entre agosto y octubre cuando circulan unos 8000 estudiantes por semana. En total para toda la temporada se espera repetir los 120.000 de los años anteriores.

Los primeros en llegar como siempre son de Mar del Plata y luego le toca el turno a los estudiantes de Uruguay que desde hace algunos años adoptaron la tradición argentina de realizar su viaje de egresados a la ciudad cordillerana.

El segmento de turismo estudiantil es el más fiel a Bariloche, según destacan los operadores turísticos que remarcan un progreso en las medidas de seguridad adoptadas en todas las excursiones y en las discos.



Siguiente Noticia Un ciclista muere al ser atropellado

Noticia Anterior Un fin de semana largo que pasó inadvertido

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario