El defensor del Pueblo, Fernando Rizzi, impulsó una Recomendación que fue acompañada por sus pares Fernando Cuesta y Walter Rodriguez, promoviendo la jerarquización del Area de Preservación Patrimonial, que depende de la Secretaría de Planeamiento.

Con este pedido, se pretende dar un status suficiente, con los medios y personal necesarios para estructurar una verdadera política de preservación y promoción del patrimonio arquitectónico, histórico y urbano, garantizandole asimismo capacidad de acción y autonomía de decisión.

“Hoy el Municipio de General Pueyrredon está lejos de poder decir que tiene una política de preservación patrimonial”, señaló Rizzi.

En 1995 se sancionó la Ordenanza 10.075 denominada CODIGO DE PRESERVACION PATRIMONIAL, que tiene por objeto establecer las acciones de preservación y protección de aquellos bienes muebles o inmuebles, públicos o privados, considerados componentes del patrimonio cultural, histórico, arquitectónico, urbanístico, paisajístico y ambiental, tutelado por las Constituciones Nacional y de la Provincia de Buenos Aires, y fijar el alcance de las declaraciones de interés patrimonial.

Hoy son alrededor de 300 los inmuebles afectados por estas declaratorias, sobre los cuales poco se logra actuar en cuanto a acompañar a los titulares.

La aplicación de esta Ordenanza está a cargo de una Unidad de Gestión de Preservación Patrimonial, la cual será presidida por el Secretario de Planeamiento e integrada por representantes de la Secretaría de Planeamiento Urbano, la Secretaría de Cultura y el Ente Municipal de Turismo.

Dicha Area de Preservación Patrimonial, está integrada por tan solo 2 profesionales de la arquitectura, con excelente capacitación y formación en la materia y con destacable predisposición, que llevan adelante los expedientes, realizan visitas, inspecciones, informes técnicos, etc. No obstante, no dan abasto y no gozan de poder alguno de decisión.

“Un área de Preservación Patrimonial, en una ciudad como Mar del Plata, que encuentra en el patrimonio histórico y cultural un recurso turístico e identitario, debe tener una mínima jerarquía capaz de desplegar una política que resulte visible y tangible. Y sobre todo que acompañe a los titulares a buscar alternativas y opciones que permitan la mejor preservación de los inmuebles”, expresó el Defensor.

“Nadie puede hoy decir que el Partido de General Pueyrredon tiene una política de preservación patrimonial, estable, con un mínimo grado de autonomía frente a posibles influencias políticas, económicas, etc.” concluyó Rizzi.



Siguiente Noticia Mundial 2014: Lío de Janeiro

Noticia Anterior Principio de solución en Fuero Civil y Comercial

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario