Un estudio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) reveló que en los últimos diez años mejoró la calidad de vida en la Argentina y es Mendoza Capital el distrito que lidera el ranking. La ciudad de Mar del Plata figura en el puesto 10.

Un estudio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) concluyó que en los últimos años hay “indudables logros respecto a las condiciones de vida de la población” al analizar temas como salud, educación y calidad ambiental, con un desarrollo especialmente importante en la región patagónica y Cuyo.

La investigación estudió y comparó indicadores como medioambiente; socioeconómicos como educación, vivienda y salud; y hasta posibilidades recreativas de 528 comunas y departamentos de todo el país.

En un principio, el doctor en Geografía Guillermo Ángel Velázquez (investigador principal CONICET y vice-director del Instituto de Geografía, Historia y Ciencias Sociales, IGEHCS) analizó la calidad ambiental y los parámetros socioeconómicos de 528 unidades de estudio (departamentos, partidos y comunas).

Mendoza Capital, Vicente López, Ushuaia, San Isidro, Lago Argentino (Santa Cruz), la capital sanjuanina , Yerba Buena (Tucumán), la Ciudad de Buenos Aires, Los Lagos (Neuquén) y el partido bonaerense de General Pueyrredón, cuya cabecera es Mar del Plata, lideraron el informe.

Los cinco peores son del norte del país: Matacos (Formosa), Figueroa (Santiago del Estero), Rivadavia (Salta), Bermejo (Formosa) y Ramón Lista (Formosa).

El análisis concluyó que “las transformaciones experimentadas por la Argentina durante la primer década del Siglo XXI muestran indudables logros respecto a las condiciones de vida de la población”, aunque remarcó que “existen algunas contradicciones” en cuanto a las regiones.

El investigador del CONICET de Tandil, Guillermo Ángel Velázquez, recordó que “durante los 90 hubo una clara hegemonía del modelo neoliberal, lo que produjo concentración de riqueza, desempleo y desigualdad de oportunidades que retroalimentaban la situación de fragmentación social preexistente con un puñado de agentes y territorios ganadores, frente a una abrumadora mayoría de perdedores”.

“Estudiar el grado de bienestar de diferentes sectores de sociedades en crisis como las que constituían diversos países de Iberoamérica y, muy particularmente, la Argentina en el 2001, nos conducía rápidamente a asociarla con sus opuestos más significativos: pobreza, miseria, exclusión e inequidad”, añadió en declaraciones a Télam.



Siguiente Noticia “El personal de Deporte MDP solucionó el problema con el aro”

Noticia Anterior Inauguran muestra fotográfica de reporteros gráficos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario