Parece difícil, pero no es imposible: el 60 por ciento de los pacientes que iniciaron tratamientos para dejar de fumar consiguieron hacerlo.

El dato corresponde al hospital Rossi de La Plata y al servicio de Neumotisiología de Tandil, dos de los más de 40 centros de cesación tabáquica que funcionan en hospitales del ministerio de Salud de la Provincia, a donde pueden asistir, de manera gratuita, todos aquellos que se dispongan a abandonar el cigarrillo.

Pero además, para que dejar de fumar sea más accesible para todos, también se pueden iniciar tratamientos en los 205 Centros de Atención a las Adicciones (CPA) que hay en todo el territorio provincial, muchos de los cuales funcionan en clubes, sociedades de fomento y parroquias.

Eso sí. Hay que estar convencido, ya que si bien se ofrece una medicación para paliar la abstinencia, el tratamiento requiere de una buena dosis de deseo por dejar de fumar y otra de voluntad.

Después de sólo una semana los síntomas acompañan el proceso y suelen darle impulso al paciente: cambia el color de la piel, que pasa de grisáceo a rosado, se aclara la respiración, se recupera el sabor y el olfato, y se reduce la fatiga o cansancio.

Según un perfil elaborado por el Observatorio de la subsecretaría de Atención a las Adicciones sobre pacientes atendidos por consumo problemático de tabaco, las mujeres son las más preocupadas por su salud, ya que 6 de cada 10 personas que consultan para dejar de fumar pertenecen al sexo femenino.

“El tabaquismo es una enfermedad y pese a los avances conseguidos gracias a las leyes antitabaco, continúa siendo uno de los principales problemas de salud pública”, sostuvo el ministro de Salud, Alejandro Collia.

“Hoy se sabe que fumar es la principal causa de muerte evitable, que el 50 por ciento de los fumadores morirán por alguna razón vinculada a esta adicción y que quienes realizan un consumo problemático del tabaco viven, en promedio, diez años menos que los no fumadores”, agregó.

Por eso, la cartera sanitaria impulsa diferentes iniciativas para atacar la problemática en dos frentes: ofrece talleres de cesación tabáquica y controla que se respete la ley antitabaco en la toda Provincia. “Si bien cada vez más personas cumplen el objetivo de dejar el cigarrillo, siempre es más fácil no iniciar nunca el vicio que convertirse en un ex fumador”, señaló Collia.



Siguiente Noticia “El papa Francisco y la cuestión social”, lema de la Semana Social

Noticia Anterior Charla informativa sobre Construcción en Tierra y Política Habitacional

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario