El secretario general de la Juventud de Libres del Sur de Mar del Plata, Manuel Vilchez, manifestó su rechazo a las requisas en los colectivos, la cual consideró represiva y anti-democrática.

Asimismo, en base a la experiencia que se ha vivenciado en los operativos que está llevando a cabo la Policía Bonaerense y la Gendarmería sobre las personas que circulan en las líneas de colectivos de la ciudad, planteó que “se hace evidente que tanto el gobernador Daniel Scioli como el intendente Gustavo Pulti tienen bajo sospecha a la juventud y, más aún, a los jóvenes pobres de los sectores populares”.

“En primer lugar, el hecho de ejercer estas prácticas coercitivas sobre los pasajeros del transporte público demuestra la intencionalidad de apuntar a los trabajadores y estudiantes que son los usuarios reales de los colectivos”, manifestó el dirigente juvenil.

Además planteó que “no casualmente se selecciona a varones con criterios discriminatorios sobre su aspecto exterior: se trata del prejuicio ante la “portación de cara”, el uso de la gorrita o la ropa que llevan puesta. El narcotraficante no viaja en colectivo, y eso el secretario de Seguridad Municipal, Adrián Alveolite, y las fuerzas de seguridad, lo saben.”

Vilchez cuestionó lo que llamó una política “efectista” por parte del Gobierno ante la problemática de la Inseguridad: “No estamos negando la existencia de la inseguridad, pero sí estamos convencidos de que este tipo de medidas sólo sirven para la foto, y no tienen nada que ver con una verdadera prevención del delito”.

“Criminalizar a los jóvenes por su aspecto, sin ningún tipo de causa que justifique la requisa, tiene el agravante de ser una práctica ilegal. Y no hace más que empeorar la situación compleja que atravesamos actualmente por solo ser jóvenes en nuestra sociedad, donde tenemos que lidiar con los problemas de las escuelas en cada vez peores condiciones, el trabajo en negro o precarizado, los despidos y la inflación que golpea los bolsillos”, subrayó.

A su vez, dentro de lo que consideró un plan represivo para estigmatizar a la juventud, Vilchez relacionó el tema con la iniciativa del Gobernador Scioli que obliga a los motociclistas a llevar impreso en sus chalecos la patente de su vehículo.

“Precisamente, el joven que maneja una moto es el trabajador que pudo adquirir su vehículo a base de esfuerzo, es el que quiere progresar, que utiliza la moto para ir al trabajo o, inclusive, como medio de trabajo. En lugar de fomentar su mejoría, el gobierno le pone trabas y le impone un control represivo”, consignó.



Siguiente Noticia El Comando de Prevención Comunitaria comenzará el 6 de junio

Noticia Anterior Curtite vuelve a Mar del Plata

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario