Mientras más de 10.000 marplatenses y batanenses han dado su apoyo al proyecto “Chau Cárcel” impulsada días atrás por el ex candidato a concejal y referente de la campaña ciudadana Emiliano Giri, ahora presentó un proyecto destinado a la colocación de inhibidores de celulares para controlar la utilización de teléfonos por parte de los internos, hasta que se resuelva cuál será el futuro del Penal de Batán.

La problemática del penal de Batán tiene su historia, y la campaña impulsada por Emiliano Giri ha vuelto a proponer el debate respecto a la función que cumple la cárcel en la ciudad.

“Estamos muy contentos por el apoyo constante que recibimos por parte de los ciudadanos. Ya son más de diez mil personas las que colaboraron con sus firmas (entre planillas y pagina web) y todavía no hemos puesto nuestras mesas en la vía pública, lo cual estaremos haciendo a partir de la próxima semana. Esto nos demuestra que la mayoría de los marplatenses y batanenses ven al penal de Batán como una problemática que es real y sobre la que debemos tomar decisiones” explicó Giri.

bunker giri07En respuesta a las críticas que ha recibido su iniciativa, Giri sostuvo que “las críticas provienen principalmente de actores puntuales y otros que dicen defender los derechos humanos. En este sentido quiero ser claro, no podemos hacer de esta problemática como de la inseguridad en su conjunto, una cuestión ideológica. Pareciera que los derechos humanos hoy en día solo sirven para quienes cometen un delito, y no para las víctimas y quienes queremos vivir seguros”.

Paralelamente a la campaña destinada al cierre definitivo del penal de Batán, Giri presentó un proyecto que tiene por objetivo inhibir las señales de telefonía celular en la cárcel.

En este sentido, Giri puso de manifiesto que “existe un incremento en las llamadas amenazantes y secuestros virtuales que se efectúan desde la cárcel, ejecutadas por los reclusos a través de teléfonos celulares. De esta forma, hemos elaborado un proyecto destinado a reforzar las medidas de seguridad, aplicando la tecnología, la cual consta de la instalación de inhibidores de celulares que bloquean todo tipo de señal imposibilitando de esta forma la práctica de este delito desde la cárcel.”

En este sentido, Giri remarcó: “la cárcel de Batán, como muchas otras unidades penitenciarias, cuentan con teléfonos públicos para que el recluso, en determinados horarios, pueda comunicarse con sus familiares. El ingreso de teléfonos celulares está prohibido y en muchos casos los controles fallan, logrando que ingresen gran cantidad de teléfonos celulares al penal, los cuales son utilizados por parte de algunos reclusos, como así demostró la investigación realizada por la DDI de Mar del Plata, para cometer distintos tipos de delitos”.

A su vez explicó el bajo costo que demandaría su implementación y los buenos resultados que la misma tiene en otros países, como Colombia, México, Estados Unidos y España, “quienes lograron grandes resultados con la implementación de dicha herramienta tecnológica. A su vez, en nuestro país, la provincia de Santa Fe está estudiando el mismo proyecto para implementarlo en todas sus unidades carcelarias” concluyó.



Siguiente Noticia Artistas se suman al festival solidario por el Hogar de Ancianos

Noticia Anterior Multitudinario apoyo de la UCR a Vilma Baragiola

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario