Con motivo del Día Internacional de la Libertad de Prensa, el profesor Ricardo Rivas, vicepresidente de la Unión Sudamericana de Corresponsales (UNAC), recibió una reflexiva carta del Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel.

En esa carta, Pérez Esquivel destacó que “los trabajadores de los medios de comunicación transitan y defienden día a día el derecho de la libertad de prensa, de informar y ser informados, de transmitir la noticia, y muchas veces lo hacen enfrentando dificultades que ponen en riesgo sus vidas en defensa de la libertad y la verdad”.

Tras señalar que “América Latina tiene una larga historia en defensa de la libertad de prensa, de hombres y mujeres que viven con pasión su profesión”, el destacado defensor de los Derechos Humanos recordó que el día 3 de mayo se conmemora el “Día Mundial de la Libertad de Prensa” y tener presentes a quienes continúan defendiendo sus derechos.

“Quiero recordar también a los más de 100 periodistas asesinados en Honduras, por denunciar las violaciones a los derechos humanos y del pueblo de ese país, al igual que la implementación de la censura, luego que con un golpe de Estado, el 28 de junio de 2009, fuera derrocado el presidente constitucional de ese país, Manuel Zelaya”, manifestó.

Pérez Esquivel también mencionó al periodista brasileño, Vladimiro Herzog, que fuera torturado y asesinado por la dictadura militar en Brasil, en 1975; “o, nuestro compatriota Rodolfo Walsh, quien denunciara las violaciones de los derechos humanos en la Argentina cometidas durante la última dictadura cívico-militar que aún permanece desaparecido; o, al corresponsal de guerra, Mario Podestá, caído en camino a Bagdad, Irak, durante la guerra del Golfo Pérsico, por mencionar sólo algunos caso que tienen un profundo simbolismo”.

“Por ellos, al igual que los más de 600 periodistas y comunicadores asesinados en los últimos diez años, es justo y necesario también hacer memoria para iluminar el presente y trabajar intensamente para que la libertad de prensa sea un pilar en la consolidación de la democracia, aún débil en nuestro continente y que debemos fortalecer”, añadió.

En otro párrafo de la nota, Pérez Esquivel mencionó que “la UNESCO también ha proclamado un Código Internacional de Ética Periodística en el que se señala como preocupaciones los atentados y la magnitud de los mismos contra la seguridad física de periodistas y demás profesionales de los medios de comunicación; los incidentes que afectan su capacidad para ejercer la libertad de expresión, como lo son las consecuencias de aquellos ataques; las amenazas, las detenciones, el encarcelamiento”.

“Alarma y preocupa saber que en nueve de cada diez casos de ataques y atentados contra periodistas y comunicadores permanecen en la impunidad”, remarcó.

Por lo expuesto, consideró que “es imprescindible generar instancias concretas superar la impunidad y proteger a los periodistas y sus derechos en la vida democrática”.

“En la Argentina, el Código de Ética de FOPEA (Foro de Periodismo Argentino, junto con otras alternativas también valiosas, son herramientas concretas para proveer a la seguridad y protección de los trabajadores y trabajadoras de prensa al igual que para la defensa de la libertad de expresión”, destacó.



Siguiente Noticia ADEPA llamó a defender libertad de prensa

Noticia Anterior Nueva marcha por la legalización de la marihuana

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario