El diputado provincial, Alfredo Lazzeretti (PS – FAP) presentó un Proyecto de Ley para crear en el ámbito de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires el cargo de Defensor del Pueblo Adjunto de los Adultos Mayores.

Será su misión la defensa y protección de los derechos y garantías tutelados en la Constitución Nacional y Provincial, así como en todas las normas que amparan a los adultos mayores. Los postulantes serán propuestos por instituciones de la sociedad civil y universidades públicas.

Al respecto, el legislador socialista, informó que “a raíz de las denuncias que hemos recibido de distintos centros de jubilados y organizaciones que trabajan en la defensa de los derechos de los adultos mayores, como es el caso de ‘Tercera Primavera’ hemos trabajado en conjunto esta iniciativa que presentamos en la Cámara Baja.”

Lazzeretti destacó que “en nuestra provincia las estadísticas indican que en grandes conglomerados urbanos como Vicente López, Bahía Blanca, La Plata y el Partido de General Pueyrredon las poblaciones de adultos mayores son significativas”.

“La ley actual permite crear al Defensor del Pueblo secretarías que atiendan en forma particular cada problemática. Sin embargo, creemos que las dificultades a las que deben enfrentarse a diario nuestros adultos mayores bonaerenses requieren de una figura de tal envergadura que pueda defender en forma exclusiva y completa sus derechos e intereses tan particulares de la etapa que se encuentran transitando.”, aseguró el legislador marplatense.

Sobre las problemáticas que atraviesa dicho sector, el Secretario General del Partido Socialista Argentina manifestó que “el maltrato y la marginación a los adultos mayores está en gran medida determinado por los ajustes económicos y las políticas públicas llevados adelante en las últimas décadas. Por otra parte, la marginación social también se expresa cuando se considera al adulto mayor un producto desechable”.

“Las personas de 65 años por lo general no pueden acceder a un crédito hipotecario o prendario, ni menos optar por un seguro de vida o salud. Suelen rechazarlos como inquilinos titulares y a partir de los 70 años se triplica el costo para conservar una prepaga, aun cuando esa persona haya estado pagando durante años sin utilizarla”, agregó.



Siguiente Noticia El cerdo gana terreno frente a los aumentos de la carne

Noticia Anterior Reunión con un centenar de concejales de la Quinta Sección

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario