Quilmes le hizo pito catalán a la historia y se llevó anoche el clásico de Mar del Plata, al derrotar a Peñarol, por 85 a 82, en tiempo suplementario y pasar a liderar la serie de cuartos de final que ambos animan por la Liga Nacional de Basquetbol (LNB).

En un Polideportivo Islas Malvinas, colmado por poco más de seis mil espectadores, el vibrante encuentro le entregó un guiño al conjunto `cervecero`, que volvió a quedarse con un duelo de la ciudad, después de seis años sin hacerlo (el anterior había sido en el 2008 en Olavarría).

Los parciales del cotejo fueron los siguientes: Peñarol 16-21, 32-49, 56-55, 72-72 y 82-85.

Quilmes, que viene de eliminar en un play off de reclasificación a Sionista de Paraná (3-0), llegó a tomar una ventaja de 20 puntos (47-27, cuando quedaban casi 3 minutos para el cierre del segundo capítulo) y recién pudo asegurarse la victoria a 1s. 6/10 del tiempo añadido, cuando Facundo Piñero tomó un rebote, luego de un tiro de tres puntos fallado por Axel Weigand. Así de parejo, así de vibrante fue el clásico marplatense.

El alero Federico Marín, con 26 puntos (9-12 en dobles, 1-5 en triples, 5-9 en libres) y 13 rebotes, fue la figura de los dirigidos por Leandro Ramella.

También fue importante, de a ratos, la contribución del escolta extranjero Walter Baxley, con 24 unidades, a pesar de su discreto 6-23 en tiros de cancha (26 por ciento).

Por el lado de Peñarol, el valor excluyente y factótum del repunte que casi establece el milagro resultó Facundo Campazzo. El base del seleccionado argentino entregó la mejor puntuación de su carrera, con 36 tantos (8-13 en dobles, 2-3 en triples, 14-17 en libres), 5 rebotes y 4 asistencias.

El primer tiempo fue claramente favorable a Quilmes, que aprovechó la increíble racha de pérdidas (8, algunas infantiles) del `milrayita` para facturar e irse con una impensada ventaja de 17 (32-49) al descanso largo.

Pero Peñarol, mejor dicho Campazzo reaccionó apenas comenzado el tercer segmento. El cordobés, de apenas 22 años, penetró, provocó faltas y terminó con 14 puntos en ese parcial, bien acompañado por un pivote Martín Leiva, que castigó más allá de su impericia en los tiros libres (terminó con 5 de 14 en ese rubro).

De este modo, el quinteto `milrayita` concluyó con ventaja de uno (56-55), tras un rotundo parcial 24-6 El último capítulo entregó vibración, emotividad y paridad.

Además, los dos equipos se cargaron rápidamente de faltas y Quilmes perdió sucesivamente a Tayavek Gallizzi, Mario Ghersetti y Luca Vildoza (de muy buena labor en el segundo cuarto). Pareció increíble que el `Cervecero` no haya buscado la quinta falta de Campazzo (jugó casi 18 minutos con cuatro infracciones) y también fue inaudito que Quilmes no haya liquidado la historia en el cierre, cuando, a falta de 5s. y con el partido empatado en 72, buscó el tiro de tres puntos en vez de penetrar por abajo.

Entonces, la naranja pegó en el soporte y hubo tiempo suplementario.

En la prórroga, los dos equipos se equivocaron, se alternaron en el dominio en la pizarra y amenazaron con cerrar la historia a su favor. Pero el pleito recién se definió con un doble de Maximiliano Maciel (82-83), a falta de 22s.

En la réplica, Peñarol jugó al límite del tiempo, Campazzo prefirió descargar para Weigand en vez de jugarse la patriada individual y el tiro del ala pivote rebotó en el cesto y permitió el salto del `Faca` Piñero que garantizó la victoria y el festejo del `tricolor`.



Siguiente Noticia Un centenar de personas en seminario de seguridad eléctrica

Noticia Anterior “Zara abre su tienda más espectacular”

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario