Un grupo de vecinos y dirigentes barriales y empresarios encabezados por el ex concejal Daniel Sosa presentó ante autoridades del Concejo Deliberante un pedido formal para que las instalaciones del actual Distrito Descentralizado Vieja Usina recuperen la denominación de Delegación Municipal Puerto.

La propuesta se entregó este miércoles en mano a la presidenta del deliberativo, Vilma Baragiola, que anticipó su buena voluntad para que la inquietud se debata pronto en el cuerpo y tenga un dictamen favorable.

“¿A quién representa este nombre (Vieja Usina)? Sin siquiera mencionar al sector como se hizo con Batán, Sierra de los Padres o Chapadmalal”, señaló Sosa en el escrito con el que busca que los concejales devuelvan desde la antigua denominación de Delegación Municipal Puerto la identidad que siente que perdió este centro administrativo.

Las instalaciones que hoy se encuentran en Don Orione entre Ayolas e Irala y atiende trámites de la comuna en una de influencia delimitada por la Avenida Juan B. Justo, Avenida Jacinto Peralta Ramos, Avenida de los Trabajadores (ex Martínez de Hoz), Ruta 11 y al sur la calle 515.

Allí, recuerda Sosa, la delegación atiende las tramitaciones de los vecinos y al mismo tiempo recibe las propuestas de conservación y mejora para su zona de influencia, presentadas por quienes viven dentro de esos límites. Y en lo operativo, actúa como mediador y nexo entre el vecindario y el gobierno central local.

La entrega del petitorio coincidió con la utilización de esta delegación como sede de la sesión ordinaria del Concejo Deliberante, con todas las autoridades y bancadas presentes en el mismo espacio donde a diario se realizan trámites que evitan a los vecinos recurrir a dependencias de la administración municipal central.

Dicen en la nota que el Puerto “no solo es pesca, industrias, empresas de toda índole y sobre todo cultura” sino que además es “principal atractivo del Turismo de nuestra querida Mar del Plata”. Por eso consideran justo devolver ese nombre a esta delegación que representa a casi 160000 habitantes de la zona.

“Haber cambiado el nombre fue olvidarse entre otros de Don Orione y padre Dutto, que tanto hicieron y lucharon por este barrio y sus habitantes”, afirman los vecinos y aseguran que también sería olvidarse de su nacimiento con pescadores antes y con la construcción de las escolleras, también de una de las pocas culturas europeas aún vigentes en el país y de su folklore, constituido en recurso pesquero.



Siguiente Noticia El Concejo Deliberante sesionó en el puerto

Noticia Anterior La Presidenta destacó los avances de la renovación de vías

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

1 Comment

  1. Jorge Tesan
    24 abril, 2014 at 11:34 AM — Responder

    Ya que Daniel Sosa quiere “restaurar”, podría oponerse a la destrucción de la Reserva Puerto, sobre la que pide a los senadores provinciales que “escuchen” a los empresarios que quieren destruirla acaso por si alguna vez tuvieran la voluntad de aprobar su condición de Reserva Provincial. Este tipo es uno de los que NO quiere la Reserva Puerto.

Deja un comentario