El Colegio de Kinesiologos de la Provincia de Buenos Aires (COKIBA) detectó un gravísimo caso de una paciente afectada de osteoporosis que realizó tratamiento con un asistente sin habilitación profesional y terminó en forma dramática.

Hace varios años que el Cokiba -a partir de una campaña para controlar el ejercicio de esa actividad- detectó varios casos de “asistentes sin habilitación profesional” que resultan un mal mayor para los pacientes que sufren esa y otras enfermedades.

Ese seguimiento determinó además situaciones de mayor gravedad en las que incurren reconocidas obras sociales que terciarizan el ejercicio de la kinesiología en empresas que carecen de acreditación o controles.

El último episodio ilegal detectado y en el que el CoKiba interviene con denuncias y seguimiento jurídico, se registró en la localidad de Garín -en el partido de Escobar- donde una mujer mayor requirió a su obra social privada la asistencia de un tratamiento kinesiológico para superar una dolencia en su espalda y terminó con fracturas de tres vértebras que agravaron su estado de salud.

La paciente finalmente murió luego de tres meses de “tortura y sufrimiento” según admitieron sus familiares, provocados por la intervención de un “pseudoprofesional” que sin conocimientos para ejercer la profesión como kinesiólogo, no advirtió que la víctima padecía de una osteoporosis medicamentosa, a partir de un EPOC avanzado y continuó con las sesiones de “masajes” sin prevención que derivaron en el rompimiento óseo.

De acuerdo con las actuaciones que realizó la comisión, la persona que atendió a esta mujer de la zona norte del Gran Buenos Aires y le provocó varias fracturas en la columna vertebral, “siempre se presentó como kinesióloga especializada”, aún cuando no mostró acreditación.

Además, la entidad colegiada determinó que “nunca hizo aportes a colegios profesionales, carecía de matrícula y se pudo comprobar que trabajó dos años en una empresa de salud privada que ofrecía rehabilitaciones”.

Esta Comisión que forma parte de la conducción del Cokiba recibió en el último trimestre otras 25 denuncias referidas a personas que ejercen ilegalmente la actividad, y otro tipo de irregularidades vinculadas con la competencia profesional. Esas denuncias fueron remitidas con inmediatez al Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires para que intervenga con inspecciones y eventualmente clausuras y sanciones.

Desde el colegio profesional recordaron que ante cualquier duda sobre el ejercicio de la kinesiología pueden acceder a la página institucional de CoKiba (www.cokiba.org.ar ) donde encontrarán los listados completos de los profesionales habilitados para dichos tratamientos o también comunicarse con los teléfonos : 0221-4243885/0221-4822402 (internos 112 y 113).



Siguiente Noticia Por desinfección no abrirá al público el área de Discapacidad

Noticia Anterior Proyectan nuevas apertura de calles

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario