Se llama secuestro virtual al accionar delictivo por medio del cual un delincuente, a través de un llamado telefónico en el que dice tener secuestrada a una persona, trata de obtener dinero o cosas de valor (códigos de tarjetas telefónicas, por ejemplo) por parte de un familiar y/o conocido de la persona presuntamente secuestrada.

En Mar del Plata esta modalidad delictiva no cesa y en lo que va del año la cantidad de casos denunciados superar las 200, con lo cual no se descarta que esa cifra sea mayor teniendo en cuenta los que decidieron no denunciarlo.

Cabe destacar que se han aglutinado todos los casos en la Fiscalía 4 y el porcentaje de las que llegaron a la instancia de pagar una suma de dinero no ha sido alto dentro del promedio de las denuncias que existen.

En el ultimo tiempo han crecido las llamadas en horario de la madrugada cuando la gente descansa.

Desde la policía recomendaron mantener la tranquilidad, aunque reconocen que es difícil mantener esa postura.

En general, esta práctica se inicia con una llamada telefónica y comunican que “ha ocurrido un accidente de tránsito y que una de las víctimas tenía entre sus pertenencias el número al que está llamando”; que “lo deben llevar al hospital y necesitan sus datos” o que “ha ingresado de urgencia a un hospital y necesitan corroborar sus datos”. Quienes llaman pueden identificarse como personal policial o del hospital.

Aprovechando la preocupación y la desesperación que generan este tipo de llamadas, intentan obtener más datos sobre la familia o los bienes personales de quien ha atendido el teléfono. En otros casos, quien llama puede poseer ya esa información y la utiliza para hacer más creíble su relato.

Luego, quien llama suele decir directamente que se trata de un secuestro y solicita un rescate. En ocasiones es posible que corten y vuelvan a llamar; sobre todo cuando llamaron en primer lugar a un teléfono fijo. Asimismo, algunas veces suelen hacer hablar a una persona que se hace pasar por el familiar o conocido presuntamente secuestrado y que solicita ayuda llorando.

En algunos casos, a quienes reciben esas llamadas telefónicas se les pide que compren una cierta cantidad de tarjetas telefónicas para celulares y que les pasen por
teléfono las claves de las mismas.



Siguiente Noticia "Llegó el momento de discutir un nuevo régimen penal juvenil"

Noticia Anterior Quita de subsidios: oficializan las nuevas tarifas para el gas

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario