Carlos Vargas, el pequeño de 8 años que había sido arrollado por un tren el pasado 6 de marzo, tuvo un duro revés en su recuperación.

Tras una esperanzadora intervención donde le habían reimplantado su brazo, que había sufrido una gravísima herida al ser casi arrancado por el tren, este viernes se conoció que en una nueva operación, los médicos debieron amputarle el brazo.

El menor se encuentra internado en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata donde se recuperaba favorablemente, e inclusive el reimplante de su brazo había sido considerado todo un éxito, aunque también estaban presentes las posibles complicaciones, como las que surgieron, que imposibilitaron que el reimplante resultara favorable.

El nene pasó más de seis horas con la extremidad amputada, pero luego de una compleja cirugía lograron reimplantársela en el hospital “Dr. Victorio Tetamanti”.

Sin embargo, surgieron complicaciones durante una nueva operación y el equipo de cirujanos debió amputarle el brazo.

El hecho se produjo el jueves 6 de marzo, cuando Carlos, de ocho años, se colgó del último vagón de un tren de carga que pasaba a pocos metros de la cancha de fútbol donde jugaba con sus amigos en Tandil. Tras resbalarse, cayó sobre las vías y la formación le arrolló la mano izquierda y le lastimó una pierna.

Frente a la gravedad de las heridas y ante la posibilidad de reimplante, fue derivado al hospital provincial Tetamanti, donde la herida fue evaluada por un equipo de traumatólogos y cirujanos plásticos y vasculares.

La amputación fue a la altura del tercio medio del antebrazo, un poco más arriba de la muñeca, por lo que la cirugía implicó una minuciosa reconstrucción de la estructura ósea, tanto de la extremidad amputada como del hueso que quedó en el cuerpo.

En la operación, que duró alrededor de 5 horas, se removieron los tejidos sin vitalidad y se unieron los tendones, arterias y nervios, precisaron.

Estaba previsto que el paciente se sometiera a otra operación para terminar de definir la vitalidad de los tejidos y reconectar algunos músculos.

La intervención estuvo a cargo de los cirujanos vasculares pediátricos Carlos José Vásquez y Pablo García Manzano, y de los traumatólogos Martín Faliesen y Juan Aceituno.

Su familia adelantó que lo importante es que el pequeño se recupere. “Está con vida, eso es fundamental”, remarcaron.



Siguiente Noticia Piden justicia a dos meses de la muerte de reconocida bailarina

Noticia Anterior La Municipalidad controló el transporte de alimentos en el Puerto

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario