Desde hace varios meses los trabajadores de Editorial El Atlántico SA, empresa perteneciente al Grupo Crónica, han sufrido un cambio drástico en sus condiciones de trabajo.

La edición impresa del diario El Atlántico, que fue durante décadas el producto que le dio su razón de existir a la mencionada Editorial, fue entregado bajo la figura de “gerenciamiento” a otro Grupo Empresario que, más allá de las máscaras jurídicas utilizadas, indudablemente es el que pertenece al empresario Aldrey Iglesias, titular del Multimedios La Capital y de diversos emprendimientos privados en Mar del Plata.

Ante esta realidad, el Sindicato de Prensa de Mar del Plata sostuvo que desde el punto de vista laboral la consecuencia inmediata fue que el diario El Atlántico, en el que se desempeñaban más de treinta trabajadores pasó a tener una estructura de cinco personas, tercerizando su impresión, lo que implica la desaparición del gremio gráfico, “pegando” las mismas notas en los diarios La Prensa, La Capital y El Atlántico, además de situaciones que no sólo vulnera el Convenio Colectivo de la actividad y el Estatuto del Periodista sino que destruye sistemáticamente puestos de trabajo y precariza el derecho de la ciudadanía a la información.

Por otro lado, los compañeros que continúan bajo la órbita del Grupo Olmos, han sido destinados a trabajar en un medio virtual y de incierto futuro bautizado como “Crónica de la Costa” al mismo tiempo que “personal especializado en Recursos Humanos” está llevando adelante una política de “retiros voluntarios” mediante la cual, aunque bajo una metodología que aparentemente no vulnera normas legales, también se termina en la destrucción de puestos de trabajo.

El Sindicato de Prensa señaló que, en la medida en que decenas de trabajadores pierden su trabajo, o sienten que el mismo está amenazado, o se lo precariza, tanto la figura de “Gerenciamiento” de Aldrey Iglesias como los “Retiros Voluntarios” de los Olmos podrán ser legales pero no por eso son legítimas.

Frente a esta situación, los trabajadores de Editorial El Atlántico junto con los dirigentes del Sindicato de Prensa y los del Sindicato de Trabajadores Gráficos han llevado adelante distintas medidas de fuerza, en un contexto sumamente difícil, porque Aldrey Iglesias se ha adueñado de la verdadera fuente de trabajo, que es el diario impreso.

También se realizó una inspección a la empresa Editorial Arena del Atlántico SA, que hoy gerencia el diario El Atlántico, donde se exigió que se cubran puestos de trabajo hoy inexistentes y solicitaron al Ministerio de Trabajo que intime a la empresa a presentar su Estatuto Social y otra documentación para verificar la legalidad y legitimidad del citado “gerenciamiento”, lo que derivó en una audiencia en el Ministerio.

“Somos conscientes de que estamos dando una pelea contra dos Grupos Económicos poderosos. De lo que se trata es de mantener la unidad, de tener la suficiente capacidad para saber cuándo, dónde y cómo hay que golpear y de tratar de que pierdan la paciencia antes ellos que nosotros”, concluyó la nota.



Siguiente Noticia Duro informe de la realidad de las adicciones en Mar del Plata

Noticia Anterior Comienza el armado del Monumento Fallero

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario