En el marco del acto de inauguración de la muestra en honor al papa Francisco, que se lleva a cabo en la Museo de Arte Contemporáneo, un grupo de docentes que estaban manifestándose detrás de las vallas, se acercaron al obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino, y le pidieron su palabra ante el conflicto educativo.

El prelado señaló al respecto que “cuando me retiraba fui abordado por docentes que habían logrado zafar del cordón policial, me reclamaban y yo me detuve, me acerqué, les dije que los entendía, que siguieran defendiendo sus derechos, pero que dialogaran, que siguieran negociando, que no se cansen, porque los chicos no deben pagar por los grandes”, expresó monseñor Marino, relatando lo sucedido.

Cabe señalar que, en las últimas horas la figura del Obispo de Mar del Plata cobró notoriedad por el pedido que realizó durante la invocación religiosa al referirse al conflicto docente, donde solicitó que los chicos vuelvan a las aulas.

Monseñor Marino también tomó contacto con los docentes que estaban al otro lado de la valla a quienes “les repetí que los entiendo, que los abrazo como padre. Les dije que como el papa Francisco el obispo estaba con ellos y con todos. Los animé. Los bendije y me fui caminando lento. Se emocionaron muchos”, detalló sobre este inesperado encuentro.

Antes de retirarse del vallado, les impartió la bendición y en agradecimiento por acercarse hasta allí fue aplaudido por los presentes.

Minutos antes, en el escenario principal donde realizó la invocación religiosa, monseñor Antonio Marino no eludió hablar sobre el conflicto con los docentes y reflexionó, “en horas de una crónica crisis educativa, aprovecho la oportunidad para pedir que todos reflexionemos sobre este punto: los padres se angustian por los días sin clases de sus hijos; los docentes padecen una remuneración deficiente; los gobernantes se ven desbordados por la situación económica. Es comprensible que haya ásperos debates y que sintamos reclamos urgentes de justicia. Pero es preciso que todo esto ocurra con los chicos en las aulas. Ellos no tienen la culpa”.

“Lo digo con toda cordialidad. No se debe perder nunca de vista el fin que todos queremos, que es el bien superior de nuestros niños y adolescentes. Sólo deseo recordar que está en juego un valor trascendente del que dependerá la felicidad o decadencia de nuestra nación”, enfatizó el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata.



Siguiente Noticia Plan Estratégico: a mitad de camino de una política de Estado

Noticia Anterior El Defensor Rizzi pide la normalización del Consorcio Portuario

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario