Un hombre parapléjico de 51 años ingresó al Hospital Interzonal “Oscar Alende” de Mar del Plata con una profusa hemorragia, tras amputarse los genitales con un cuchillo Tramontina en un fallido intento de suicidio.

En el establecimiento le efectuaron una operación que duró más de 5 horas y en la que se le reimplantaron tanto el pene como los testículos. Hasta ahora, evoluciona favorablemente.

Un equipo de urólogos y cirujanos plásticos de ese hospital recibieron los genitales amputados en una bolsa de nylon de manos de uno de los cinco hijos del paciente y, en una compleja intervención, realizaron la anastomosis o “reconexión” de los vasos sanguíneos (venas y arterias), nervios, tejidos y piel con la ayuda de microscopios.

Hace cuatro años el paciente había sido víctima de una herida de arma de fuego en la columna vertebral. A partir de ese hecho, quedó en silla de ruedas, sin ningún tipo de sensibilidad desde la cintura hasta los pies.

“Aparentemente atravesaba un profundo cuadro depresivo que lo llevaba a pensar todo el tiempo en ideas suicidas”, explicó la directora del hospital, Susana Gómez.

El cirujano Ezequiel Escudero, quien encabezó la operación, detalló que en los genitales, tanto las venas como las arterias, son extremadamente pequeñas, de dos milímetros de circunferencia como máximo.

“Realizamos el procedimiento de anastomosis en una decena de venas y arterias con la ayuda de un microscopio, porque se trata de vasos sanguíneos milimétricos”, detalló el especialista. Además, tuvieron que hacer la “reconexión” de la uretra para reanudar la función urinaria.



Siguiente Noticia Collia analizó con dirigentes sindicales el estado del Interzonal

Noticia Anterior "Las mujeres ganamos en promedio 36% menos que los varones"

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario