La presidenta Cristina Fernández de Kirchner se reunirá con el papa Francisco en el Vaticano el próximo 17 de marzo en el marco de una audiencia privada, según se informó oficialmente.

Según destacaron desde la Secretaría General de la Presidencia, el encuentro se desarrollará el lunes 17 a partir de las 13 en la residencia de Santa Marta.

El encuentro se producirá en la semana donde el papa Francisco cumplirá un año de pontificado marcado por las reformas en la Curia, la apertura de la Iglesia y por sus muestras de sencillez y cercanía a la gente, lo que le ha conferido un enorme carisma, como lo demuestran los cientos de miles de peregrinos que acuden a la plaza de San Pedro.

Bergoglio, de 77 años, un jesuita con corazón franciscano, nada más presentarse a los fieles dijo al mundo que quiere ser un papa “al servicio de los demás”, que sueña con una Iglesia “pobre y para los pobres” y abierta al mundo, tanto, que animó a los religiosos a abrir los conventos vacíos para alojar a los refugiados.

Lo primero que hizo el papa, elegido el 13 de marzo, fue desprenderse de oropeles. Calza zapatos negros y no los rojos papales y se aloja en la residencia Santa Marta, una dependencia del Vaticano, junto con obispos y sacerdotes y no en los fríos apartamentos del Palacio Apostólico.

Para muchos, Francisco ha supuesto una primavera para la Iglesia tras años de escándalo que sufrió en silencio Benedicto XVI.

Su magisterio es sencillo, Bergoglio se muestra como un pastor cercano a sus ovejas, en la línea simple que mostraba Jesús.

Los fieles ven en él un pontífice humilde y cercano a los pobres y más débiles y un papa en el que mirarse.

Su carácter impulsivo y sus improvisaciones han encandilado a propios y extraños.



Siguiente Noticia Jornada por el Día Internacional de la Mujer en el Polideportivo

Noticia Anterior Ray Forrest Fisher, nuevo jugador de Peñarol

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario