El domingo 24 de febrero de 2013 quedará en la historia de Mar del Plata como la jornada donde se produjo la tormenta de granizo más grande de los últimos 30 años que afectó a cientos de marplatenses y turistas.

El fenómeno climático produjo serios destrozos en miles de vehículos que al momento de la precipitación se hallaban en la calle, así como en ventanas y techos de edificios e instituciones deportivas.

En algunas zonas se produjeron también caídas de árboles y postes de iluminación, debido a los fuertes vientos, como por ejemplo en la céntrica esquina de las avenidas Independencia y Luro, donde además hubo un anegamiento por la gran cantidad de agua caída en poco tiempo.

En tanto, en la sucursal del Banco Provincia de la peatonal San Martín y Córdoba algunos vidrios fueron rotos por el granizo, que por momentos alcanzó dimensiones de una pelota de golf.

granizoLuego de esa intensa tormenta con caída de granizo de este domingo, los talleres de chapa y pintura y los vidrieristas de la ciudad de Mar del Plata tuvieron semanas de trabajo a tiempo completo.

Cabe destacar que, las consecuencias que trajo aparejado la precipitación de granizo fueron Capots, baúles, techos y parabrisas abollados y rotos.

En este sentido, los costos para este tipo de daños resultó mucho más importante porque en algunos casos se debieron cambiar las piezas completas, ya que las abolladuras son muy grandes y no tenían arreglo.

También las aseguradoras tuvieron días moviditos con diversas consultas y pedidos de inspección.

Ni que hablar de las vidrierías de Mar del Plata, a raíz que el tamaño de las piedras caídas rompió más de un vidrio en comercios, casas particulares y edificios.

Mientras que una decena de clubes deportivos sufrieron serios daños y fue necesario una ayuda económica por parte del municipio para aforntar las consecuencias del temporal



Siguiente Noticia Absuelven a acusados de homicidio por accionar policial

Noticia Anterior Clausuran comercios por venta ilegal de medicamentos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario