Días atrás, el obispo de Mar del Plata, monseñor Antonio Marino ordenó como diáconos permanentes a dos laicos que se vienen preparando hace más de ocho años para este orden sagrado: Juan Marcelo Lovera y Antonio Taliercio.

Asimismo dos jóvenes seminaristas, Gastón Buono y Juan Cruz Mennilli, fueron instituidos en el ministerio del acolitado, un paso previo a la ordenación diaconal.

La celebración se realizó en la Iglesia Catedral, en el marco de la Semana Vocacional, donde toda la diócesis ora implorando por el aumento de los consagrados a la vida sacerdotal y religiosa.

Respecto a los diáconos permanentes, monseñor Marino recordó que el Concilio Vaticano II volvió a abrir la posibilidad de conferir este orden “a hombres, incluso casados, que habrán de permanecer siempre en este grado de la jerarquía”.

“Lentamente se irá instalando en la mentalidad de los fieles la existencia de los diáconos permanentes y la comprensión de su naturaleza y misión. Suelen ser, como en este caso, hombres casados, con sus familias bien constituidas y de reconocida virtud. Deseosos de brindar un triple servicio a la Palabra de Dios como alimento de los fieles; a la liturgia como culto a Dios y santificación del pueblo; y a la caridad, pues debe resplandecer en ellos un amor sincero, una solicitud por pobres y enfermos”, detalló el pastor de la Iglesia Católica de Mar del Plata.

“El diácono debe ser en la Iglesia un signo vivo que nos recuerde a todos al mismo Cristo Servidor de Dios y de los hombres. Esto es lo que espero de ustedes, que nos ayuden a ser Iglesia servidora”, exhortó Marino a los nuevos diáconos permanentes.

Juan Marcelo Lovera nació el 9 de diciembre de 1972 en La Cumbre, provincia de Córdoba, casado con Sandra del Carmen Sánchez hace 13 años, con una hija. Es empleado del instituto Jesús Obrero de Mar del Plata y actualmente está estudiando el profesorado universitario de Teología. Participa de la parroquia Asunción de la Santísima Virgen de Mar del Plata y es secretario de la Comisión Bíblica Diocesana.

Antonio Ángel Taliercio, nació el 8 de mayo de 1964 en Mar del Plata, casado con Marcela Carmueda hace 28 años, tienen cuatro hijos. Es administrador de empresas, profesor de teología y actualmente estudia licenciatura en ciencias de la educación. Participa de la Parroquia San Antonio de Padua de Mar del Plata, propiamente en la Cáritas parroquial.



Siguiente Noticia Creció 50 por ciento la financiación con leasing

Noticia Anterior Made in La Rioja

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario