El romanticismo, la emotividad y la ternura invadieron los muros de la Ciudad del Vaticano con la presencia de más de 20.000 prometidos de todo el mundo que acudieron a celebrar San Valentín, la fiesta del amor, junto al papa Francisco.

Como si el santo patrón de este día hubiera intercedido, un sol espléndido recibió a los enamorados que acudieron a la plaza de San Pedro provenientes de 28 países de todo el mundo.

Bajo el lema de “La alegría del SI para siempre”, las jóvenes parejas vivieron una gran fiesta, tanto religiosa, con los consejos del papa, como musical, con la interpretación de clásicas baladas románticas.

La inolvidable Love is all around, banda sonora de la película Cuatro bodas y un funeral, sonaba a todo volumen mientras los enamorados recibían un pequeño cojín blanco para las arras firmado por Francisco, como obsequio especial para su próxima boda.

Parejas jóvenes en su mayoría, pero también algunos matrimonios maduros y consolidados se intercalaban en los asientos de la Plaza, en una celebración en la que, sobre todo, se enalteció el valor de las familias asentadas en la fe cristiana.

Globos y algunos corazones rojos ponían la nota de color frente a la sobriedad del centro neurálgico del catolicismo, que acogió por primera vez un evento de estas características, con el cual la Iglesia intenta devolver el sentido religioso a una fiesta clavada en el imaginario colectivo como pagana y comercial.

El matrimonio fue el eje central de la ceremonia, en la que el papa argentino animó a los presentes a no temer este “paso definitivo”, en un discurso en el que recurrió a su habitual sentido del humor provocando en varias ocasiones la carcajada general del público asistente.

Entre tanto, Francisco explicaba a los enamorados que “vivir juntos es un arte, un camino paciente, bonito y fascinante” que se sustenta en tres palabras: “permiso, gracias y perdón”.

Reconoció que no existe la familia perfecta, como tampoco existe el marido perfecto ni la mujer perfecta. (EFE)



Siguiente Noticia Greenpeace contra los desmontes ilegales en Salta

Noticia Anterior Cardiopatías congénitas: ya no hay bebés en lista de espera

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario