El Ministerio de Planificación informó que resultaron óptimos los ensayos del primer satélite de telecomunicaciones, que será lanzado en julio próximo. “Estamos más cerca del objetivo de poner en órbita un satélite completamente nacional, alcanzando nuestra soberanía aeroespacial”, resaltó el ministro.

La cartera que preside Julio De Vido precisó que acaban de finalizar con resultados óptimos los ensayos de vibración del modelo de vuelo del satélite ARSAT-1, los cuales fueron efectuados en las instalaciones de Centro de Ensayos de Alta Tecnología, ubicado en la sede central del Invap.

Con estas últimas, ya han sido superadas dos importantes evaluaciones en el marco de esta campaña. La primera es un ensayo de termovacío donde se simuló durante cuarenta y cinco  días las condiciones más estresantes del ambiente, a las que el satélite estará expuesto durante sus quince años de vida. La segunda consistió en ensayos de vibración, en los cuales se simularon las condiciones que el satélite debe soportar durante la etapa de lanzamiento, condiciones inducidas por la enorme potencia desplegada por el cohete.

“Estos satélites -comentó el funcionario- no son un hecho aislado, sino que forman parte de una política que posibilitó crear el Arsat como una herramienta que en un principio nos permitiera mantener el servicio satelital y hoy hace posible avanzar en la soberanía aeroespacial, y que nos va a permitir realizar una misión satelital completa, incluyendo la puesta en orbita”.

En este momento, el Arsat-1 está completando los ensayos acústicos para validar su capacidad de resistir las ondas de presión que también son generadas durante el lanzamiento. Una vez finalizada esta etapa, se dará inicio a la campaña de ensayos de Radio Frecuencia, que abarca una serie extensa de trabajos para garantizar, por un lado, el adecuado comportamiento del satélite, y por otro, verificar las prestaciones de la carga útil del mismo que brindará los servicios de comunicación.

Arsat-1 es el primer satélite de telecomunicaciones diseñado, integrado y testeado completamente en la Argentina, que se utilizará para brindar servicios de telefonía, internet y TV en todo el país, alcanzando las bases argentinas en la Antártida y las zonas alejadas que los operadores privados consideran económicamente no rentables.

El ingenio estará listo a mediados de mayo para ser transportado hacia Kouru, en la Guyana Francesa, donde será colocado en un cohete Ariane-5 para ser puesto en órbita durante los primeros días de julio próximo. El satélite forma parte del Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones y cubrirá posiciones de este tipo de órbita en las bandas de frecuencia asignadas a nuestro país por la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

La cartera de Planificación destacó la importancia estratégica que tiene el desarrollo de este satélite en el país, no sólo desde el punto de vista comercial sino también político, abriendo una nueva fuente de ingresos a partir de la comercialización de servicios satelitales a nivel internacional.

Este impulso al programa satelital, que incluye no sólo el diseño y construcción de satélites de telecomunicaciones sino también satélites de observación de la tierra en un trabajo conjunto con la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, se da en el marco de una iniciativa llevada a cabo por el Ministerio de Planificación Federal por determinación del entonces presidente Néstor Kirchner, quién tuvo la decisión política de desarrollar el Plan Nacional Satelital, cuyo primer hito fue la creación de la empresa estatal Arsat.

Desde su creación, en el año 2006, Arsat evidenció la importancia y el alto valor que el Estado Nacional le asigna al desarrollo tecnológico en el área espacial, trascendental para cualquier nación del mundo. Actualmente, cuenta con los derechos exclusivos para explotar las dos posiciones orbitales que tiene asignada la Argentina, en 72° y 81° de longitud Oeste.

Arsat-2

En el contexto del mismo programa satelital, el satélite Arsat-2 se encuentra en una etapa avanzada de integración, prácticamente en el mismo estadio en el que se encontraba el Arsat-1 un año atrás.

Durante los últimos meses se avanzó en paralelo con la integración del módulo de servicios del satélite y el módulo de comunicaciones, y la semana que viene ambos módulos serán ensamblados para iniciar la etapa final de integración del Arsat-2.

Se espera en septiembre de este año iniciar la campaña de ensayos ambientales siguiendo los pasos de su antecesor. De esta manera, el Arsat-2 estaría listo para su lanzamiento a mediados de 2015, un año después de la puesta en órbita del Arsat-1.



Siguiente Noticia El Concejo Deliberante cuenta con Plataforma Digital Legislativa

Noticia Anterior Jornada de trabajo sobre Celiaquía en el Concejo Deliberante

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario