Como todos los años, las hermanas de la gruta de Lourdes junto a toda la comunidad, se preparan para el martes 11 de febrero, día en se celebra la fiesta en honor a Nuestra Señora de Lourdes.

La misa central será, en el lugar – Magallanes 4051- y estará presidida a las 19, por el obispo diocesano, monseñor Antonio Marino, junto a los sacerdotes de la ciudad; luego se realizará la procesión con la imagen de la Virgen por las calles del puerto y al regreso la bendición con el Santísimo Sacramento.

Este año es especial, ya que se celebran 75 años de la existencia de este importante centro religioso de nuestra ciudad, y por este motivo buscarán renovar algunas cuestiones edilicias.

La preparación a la festividad, comenzó el pasado 2 de febrero, cuando se inició la novena que se rezó diariamente, por la mañana y por la tarde.

Con diversas intenciones cada día, se oró con el rosario de la aurora a las 6 por la gruta y luego la misa a las 7. Por la tarde, la actividad se desarrolló a partir de las 19 con el rosario y posteriormente la eucaristía.

“Año tras año, voy notando incremento en la gente que se acerca, y sobre todo en el entusiasmo que hay en los que participan porque hay que madrugar bastante para empezar un rosario a las 6 de la mañana, y sin embargo la gente hace ese sacrificio y no decae. Hay mucha necesidad de recibir este mimo que la Virgen nos hace cada año en la novena. Impresiona ver la cantidad de gente que se acerca”, expresó la hermana Ana María Herrera, superiora de las “Pequeñas Hermanas de la Divina Providencia” quienes trabajan y residen en la gruta.

El martes 11, la actividad comenzará, como todos estos días, a las 6 con el rosario de la Aurora y luego la misa en la capilla. También habrá eucaristías a las 8, a las 9, a las 10 –por los enfermos con bendición del Santísimo Sacramento, ya que este día es la XXII Jornada Mundial del enfermo-. Luego a las 12 será la misa de la aparición en la gruta, y a las 14.30 y a las 16 las misas serán en la capilla. A partir de las 15, se rezará el rosario continuado por los enfermos, la paz mundial, la patria e intenciones particulares. Finalmente, a las 19, será la eucaristía central, presidida por monseñor Antonio Marino, Obispo de Mar del Plata, con posterior procesión por las calles del puerto.

“Nos hemos ido preparando con mucho entusiasmo, porque es un año muy importante para la gruta. Se cumplen 75 años de existencia y en este aniversario queremos mejorar muchas cosas: cambiar las rejas del perímetro que están muy oxidadas y rotas, arreglar las veredas que están muy poceadas, y pintar el santuario por fuera. Pero sabemos que sin la ayuda de los devotos va a ser imposible, en definitiva llegaremos a lo que la gente quiera regalarle a la Virgen, que en estos 75 años viene haciendo presencia milagrosa en todos los que nos acercamos a implorarle cosas”, resaltó la religiosa.

Para realizar estas obras, la comunidad en general podrá colaborar de diversas maneras, entre las que figuran una rifa con un valor de 10 pesos el número, o también la adquisición de tarjetas para una cena marinera que se realizará el 22 de febrero en la casa de Italia, cuyo valor es de 130 pesos por persona. Los números o entradas pueden adquirirse en la santería de la gruta.

La Gruta de Lourdes: un lugar de oración y amor a los débiles

En 12 de octubre 4050, exactamente detrás de la gruta, se encuentra el hogar de ancianos y enfermos crónicos, atendido por las religiosas del lugar. El hogar tiene 74 años y actualmente viven allí 80 personas, ancianos, ancianas, y mujeres con capacidades diferentes.

Junto a las hermanas, trabajan cerca de 50 empleados, entre médicos, enfermeras, personal de limpieza y servicio, kinesiólogos, entre otros. El sostenimiento económico es a través del pequeño aporte que pueden hacer los abuelos y luego la “providencia divina”.

“Las necesidades económicas, siguen siendo lo principal. El hogar tiene la mitad de personas con mucha carencia económica, si bien se cobra una cuota, muchos abuelos pagan lo que pueden. Es mucho lo que necesitamos cada mes, la divina misericordia no sé cómo se la ingenia pero llega el momento, y se paga. Hay personas que se acercan con aportes, y por eso damos gracias a Dios, de los milagros cotidianos que hace”, señaló la hermana Ana María.

“Gracias a Dios, siempre la gente está acercando donaciones al hogar. Hubo una época en que las hermanas no se animaban a aumentar las cuotas de los abuelos, y no venía providencia tampoco, la gente se había despreocupado. Entonces cuando empezamos a hacer público que el hogar se cerraba por falta de medios económicos, de ahí comenzó la ayuda continuada y esto hizo que el hogar se haya recuperado bastante. Se han hecho muchas mejoras edilicias, de a poco arreglamos los techos que se llovían, pintamos los pabellones. Ha habido una gran mejora del 2008 hasta ahora. Esto nos hace tener la esperanza de que el hogar brindará su servicio por muchos años más”, destacó.

Productos alimenticios, de limpieza, o de higiene personal se pueden acercar al hogar de la Gruta de Lourdes. También se necesitan voluntarios, “hay personas que vienen, por ejemplo todos los domingos para servir el desayuno a las ‘nenas’-las chicas con capacidades diferentes-, porque algunas hay que darles de comer en la boca y como ese día hay que dar franco a la mitad del personal, hace falta gente que nos ayude en esto”, detalló la superiora del lugar.

Todos los que deseen acercarse, el hogar de ancianos y enfermos crónicos está en 12 de octubre 4050 y el teléfono para comunicarse es 480-3072; también en Facebook, Gruta de Lourdes MDP



Siguiente Noticia Categórico triunfo de Peñarol en Santiago

Noticia Anterior Mar del Plata, a puro festejo

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario