Cierto dispositivo que ha sido inventado podría favorecer a Mar del Plata en muchos aspectos, incluido el económico, al poder mandar a su casa a los meteorólogos locales que conforman el denominado Comité Operativo de Emergencias o algo así y que sus buenos pesos le cuestan a nuestra comunidad, para en todo caso procuren buscar otro conchabo. Es muy probable que a la ciudad le cueste menos que los sueldos que se llevan los citados pronosticadores.

Científicos rosarinos acaban de crear un detector de tormentas peligrosas.

El dispositivo permite registrar “en tiempo real” la formación y duración de esos fenómenos, contando con detectores de nubes y de relámpagos. Sus desarrolladores buscan “proteger grandes ciudades o áreas turísticas de gran concurrencia”. Los alertas se podrán transmitir por dispositivos móviles, mientras que el detector podrá registrar relámpagos a centenares de kilómetros del lugar donde está instalado y dar una alarma si detecta el avance de la tormenta hacia la zona protegida. La importante información fue difundida por medios periodísticos de la ciudad santafecina y señala que científicos del Instituto de Física de Rosario, especialistas del Conicet y de la Universidad Nacional de Rosario desarrollaron un sistema de detección de tormentas severas que permite registrar y anticipar “en tiempo real” la formación, el avance y duración de esos fenómenos.

El equipo, liderado por el doctor en Física, Rubén Piacentini, se especializa desde hace varios años en investigar la radiación solar y los componentes atmosféricos que atenúan esa radiación.  Todo esto sobre la base de lo que ha logrado el desarrollo del denominado Sistema de Detección de Tormentas Intensas.

Al ser entrevistado por numerosos representantes de distintos medios provinciales,  Piacentini explicó que el dispositivo consta de “detectores de nubes y de relámpagos, para proteger grandes ciudades o áreas turísticas de gran concurrencia”.

Mediante esta tecnología, aseguró, se llevará a cabo el monitoreo de la cubierta de nubes, principalmente cuando son de gran desarrollo vertical. En este sentido, el nombrado científico recordó que estas nubes son las responsables de intensas tormentas, que producen rayos, granizo, fuerte precipitación y viento de alta intensidad.

“El detector de nubes registra todo el cielo (en un ángulo de 365 grados), y consta además de una cámara orientada hacia abajo que registra en tiempo real la imagen del cielo con nubes”, indicó Piacentini,  y consignó que de esa manera es posible seguir la evolución de nubes y determinar si son normales o de alto riesgo.

También  explicó a los periodistas que el detector “tiene la posibilidad de registrar los relámpagos aún a decenas y centenares de kilómetros del lugar donde está instalado y puede dar una alarma si detecta el avance de la tormenta hacia la zona protegida”.

En cuanto al modo de aviso a la población, el equipo prevé el desarrollo de círculos concéntricos con estos equipos alrededor de grandes ciudades como Buenos Aires, Rosario o Córdoba.

“Estos equipos que estamos desarrollando tienen un gran ventaja sobre los actuales radares que muestran cómo evoluciona una tormenta, pero las imágenes llegan cada diez minutos, y a veces debido al tráfico de internet por las consultas, se cae el sistema”, indicó el físico, asegurando que con el nuevo sistema “se podrá registrar en tiempo real la tormenta, sobre todo para acontecimientos de rápida formación”.

Finalmente, otro aspecto relevante de la novedosa inversión es que la información se podrá enviar a través de los dispositivos móviles para alertar a la población. “La gente recibirá en tiempo real todos esos datos, y además se convencerá sobre la intensidad de la tormenta, porque verán en las pantallas de sus celulares las imágenes de cómo viene avanzando el fenómeno hacia la zona donde se encuentra”, subrayó Piacentini.

En este sentido, explicó que “un automovilista o camionero que transita por una ruta, observará el alerta de una fuerte tormenta en su celular, y al conocer su intensidad y tiempo de duración, podrá guarecerse en algún lugar seguro del camino hasta que finalice el fenómeno atmosférico”.

También prevé que el nuevo sistema será de gran ayuda a los guardavidas en las playas, teniendo en cuenta los últimos episodios ocurridos en balnearios argentinos.————————————-

Mario Marini

elperiodista12@hotmail.com



Siguiente Noticia Lunes sin bancos y asueto a la administración pública

Noticia Anterior OSSE recibió a vecinos del barrio 2 de Abril

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario