El 2014 no lleva cuarenta días se desarrollo y para varios sectores de la economía pareciera que ya pasaron diez meses, debido a las recientes medidas económicas que anunció el gobierno nacional.

El presidente de la Unión Industrial Marplatense, que representa mayormente a las pequeñas y medianas empresas locales, Fernando Orengia, reconoció que en el sector se observa “una confusión e incertidumbre generalizada donde nadie sabe que hacer, donde muchos proveedores no venden mercadería porque no saben que precio ponerle y otros han puesto precios que se elevaron de forma exagerada, quizás para protegerse”.

En declaraciones a Radio La red (FM 91.3), el empresario marplatense reconoció que los argentinos “estamos lamentablemente acostumbrados a este tipo de vaivenes, lo que sucede es que en estos momentos no sabe quien gana y quien pierde y hay mercados donde no se puede hacer este tipo de cosas”.

Al profundizar este concepto, Orengia manifestó que en el mercado interno la gente está acostumbrada a este tipo de situaciones, “pero en lo que se refiere al mercado externo es bastante más complicado porque uno no puede dejar de vender solamente porque no sabe a qué precio, ni puede modificar los precios así porque sí o en porcentajes que no son los naturales para un mundo normal, y entonces se generan grandes problemas en donde uno se encuentra con compromisos asumidos que los tiene que cumplir, si no se pierden los mercados y es bastante complicado para agunos sectores”.

Más adelante, destacó que la pata fundamental en la industria es la inversión “la cual necesita una estabilidad, reglas claras que perduren en el tiempo y ante este tipo de panorama es muy complicado hacer una previsión”.

En relación al impacto que puede tener este panorama en las fuentes de trabajo, el titular de la UIM consideró que “por lo que estoy viendo no se están tomando medidas que puedan afectar negativamente al trabajo, uno trata de ser lo más conservador posible, ir con pie de plomo como se dice, no tomar nuevas medidas pero tampoco tomar en contra, algo típico del pequeño empresario”.

Consultado acerca de pequeñas empresas que hayan cerrado en el último tiempo, Orengia indicó que en algunos casos aprovecharon para tomar vacaciones, “sobre todo las que proveen materiales que no tienen claro a qué precio o si después van a poder reponer esos materiales, otros venden lo mínimo e indispensable, agunos venden con remito abierto sin factura hasta no saber cuál es el precio, medidas que entienden necesario para sostener el stock y no desinvertirse”.

Para Orengia se necesita un tiempo para que se aclare el panorama, “para que los precios vuelvan un poco al lugar donde deben ir porque hoy prácticamente no hay valores de referencia y ese es el gran problema, uno no sabe si esta pagando caro o barato, es realmente un momento de confusión general y esperemos que esto se termine pronto”.



Siguiente Noticia “Pironio era tal como se mostraba, capaz de grandeza y heroísmo”

Noticia Anterior Zeballos, eliminado en Viña del Mar

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario