Este lunes concluyó la primera etapa de la campaña oceanográfica de la embarcación perteneciente al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), que zarpó desde el Puerto de Mar del Plata el pasado 11 de enero con destino Antártida. Juan Martín Díaz de Astarloa, investigador principal del CONICET, fue el coordinador científico de esta primera parte.

Durante el comienzo de la misión se realizaron 24 lances de pesca recolectando 1450 ejemplares pertenecientes a 35 especies, de las cuales en varios casos debe confirmarse el código de barras genético para determinar los ejemplares a nivel especie. Para esta colecta se utilizaron instrumentos de captura que operan hasta mil metros de profundidad.

Luego, en la estación oceanográfica más sureña, a tan solo 30 minutos de distancia del círculo polar antártico, se obtuvieron datos de temperatura y salinidad para la confirmación de diferentes masas de agua del mar Belingshaussen. Para ello, se empleó equipamiento específico para la toma de datos físicos.

A partir de allí comenzó el viraje hacia el norte atravesando el estrecho Bismarck y el Canal Gerlache, lugares donde se vislumbró una intensa actividad de mamíferos marinos como orcas y ballenas.

En el estrecho de Gerlache, si bien las condiciones marítimas no eran óptimas para el uso de redes de pesca, se pudieron realizar tres lances a diferentes profundidades, recolectándose peces de hielo de cuatro especies diferentes: zoárcidos (comúnmente conocidas como “viudas”); lipáridos (peces de aspecto gelatinoso); y numerosos invertebrados como moluscos, ophiuras, asteroideos, nemertinos, esponjas y ascidias, entre otros.

Finalizada la primera etapa de la expedición en el Pasaje de Drake con profundidades de hasta 3800 metros, el buque retornará a la ciudad de Ushuaia el día 5 de febrero para efectuar el recambio del plantel científico y técnico. Allí comenzará la segunda parte de la misión en la zona sur de las Islas Orcadas, coordinada por el Dr. Enrique Marschoff, investigador del Instituto Antártico Argentino.

El Buque Oceanográfico Puerto Deseado del CONICET junto con el buque oceanográfico costero Comodoro Rivadavia conforman la Unidad de Investigaciones Hidro Oceanográficas (UNIHDO) de gestión compartida entre el CONICET y el Ministerio de Defensa.

Todas las muestras que son colectadas pasan a formar parte de las colecciones biológicas de diversos institutos de investigación como el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras IIMyC-CONICET, la Universidad Nacional de Mar del Plata o el Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia del CONICET e integran el Sistema Nacional de Datos Biológicos coordinado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.



Siguiente Noticia Inaugurarán importante planta de pescado en Vivoratá

Noticia Anterior Control oftalmológico y entrega de lentes recetados en el Penal de Batan

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario