Los talleres educativos y de oficios encabezaron el ranking de actividades elegidas por los jóvenes que participan del Envión, el programa que lleva a cabo el ministerio de Desarrollo Social de la Provincia para integrar a chicos de entre 12 y 21 años que viven en situación de vulnerabilidad.

“Nuestra prioridad en la gestión es apoyar y contener a los jóvenes asegurándoles una posibilidad de construir un futuro a través de la educación y de la cultura del trabajo”, explicó el titular de la cartera social, Martín Ferré, quien aseguró que “esta línea de trabajo que se viene desarrollando desde hace años en la Provincia tendrá ahora un impulso importante, a raíz de la puesta en marcha del Programa Progresar que lanzó la presidenta Cristina Fernández”.

Tras admitir que “mucho se habla de los ‘ni-ni’ o de la falta de compromiso de los jóvenes”, el Ministro aseguró que “por experiencia sabemos que hay que derribar preconceptos, brindarles apoyo, darles herramientas y generar condiciones para que puedan desarrollarse, estudiar o formarse para el mundo laboral”.

“El Envión es uno de los instrumentos más importantes que tiene la Provincia para lograr ese objetivo y la respuesta de los jóvenes es muy clara: en su mayoría eligieron actividades educativas y de oficios, entendiendo claramente que esas son las herramientas que les ayudan a tener más posibilidades para el futuro”, agregó Ferré

Según el informe elaborado por el Programa de Responsabilidad Compartida Envión –que está a cargo de Sebastián Berardi—, los cursos más solicitados por los jóvenes estuvieron centrados en los oficios y la educación y constituyeron el 49% de los 1.128 talleres que se realizaron en las 284 sedes que el programa posee en toda la Provincia.

Se trata de herramientas de apoyo para la terminalidad del sistema educativo formal –ofrecido a contraturno de los horarios escolares- y también talleres de capacitación en distintos sectores laborales como electricidad, peluquería, gastronomía, corte y confección, carpintería, panadería y pastelería, reparación y operación de PC, seguridad e higiene, manicuría, bibliotecología, ebanistería, tallado en madera, cerámica en frío y horno, albañilería, reciclado de materiales plásticos, producción hortícola, mecánica del automotor, reparación de bicicletas, soldadura naval, herrería y artesanías, entre otros.

A estos le siguieron los cursos vinculados con el arte (pintura y dibujo, danza, música, teatro, artes culinarias, artesanías, murgas, entre otros) y el deporte, que representaron el 32 por ciento; y los orientados a la integración y los derechos, que significaron el 19% del total.

En el Envión participan 40 mil chicos de entre 12 y 21 años, quienes reciben el apoyo de unos 3.500 tutores –jóvenes de entre 18 y 25 años que estuvieron bajo el Programa y que ahora se desempeñan como coordinadores— y de más de 2 mil especialistas que integran los equipos técnicos interdisciplinarios



Siguiente Noticia ...Y un día llegó la draga

Noticia Anterior Más de 300 personas con discapacidad en la Copa Davis

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario