El Observatorio de Datos Económicos y Sociales de la Confederación General del Trabajo, que encabeza Hugo Moyano, brindó un informe donde destacan que la Argentina se debate sobre dos cuestiones económicas que impactan negativamente sobre la vida diaria de los trabajadores: la Inflación y la Devaluación.

Para esta central obrera la inflación, que se traduce en el aumento constante y persistente de los precios de bienes y servicios, se potencia negativamente con una devaluación no controlada, depreciando el peso argentino con referencia a una moneda fuerte como es el dólar.

“El escenario que se plantea de cara a las próximas discusiones salariales no puede ser menos alentador a la hora de negociar la recuperación (no ya la ganancia) del poder adquisitivo de los trabajadores. Lo primero que se vislumbra a modo de panorama general es la falta de un plan económico integral con objetivos de mediano y largo plazo que encauce todas y cada una de las variables que dan por resultado la actual crisis que atraviesa el país: un adecuado equilibrio fiscal y monetario, control de la inflación, detención de la escalada de precios, emisión de moneda y fuga de capitales entre otras”, se indicó.

Con respecto al tema dólar, en el informe de la CGT que lidera Hugo Moyano quedó puesto en evidencia que la idea pregonada por el Poder Ejecutivo en que la gente “debía pensar en pesos en la Argentina” no dio resultados positivos.

“Hoy la depreciación del peso, desde aquel entonces (año 2011) es de casi del 100 %, con un 40 % en el año 2013. Los últimos días se ha producido una aceleración devaluatoria que ubica al peso argentino fuertemente depreciado respecto del dólar. La alta emisión monetaria desde la Casa de la Moneda hace que la oferta de pesos argentinos sea mucho mayor que la existencia de dólares estadounidenses que demanda el mercado. Y esto impacta directamente sobre aquellos productos de demanda directa o de bienes de capital que dependen del valor de la moneda norteamericana como referencia. Esa escalada se dirige en forma expresa a su precio, que lo pagan por supuesto los consumidores”, fundamentaron.

Con relación a la cuestión de los precios, se afirmó que se visualiza un errado intento de controlar la inflación deteniendo el alza de precios sin prestar atención a las variables que afectan esta corrida alcista ni a la cadena de formación de valor que sigue menospreciando al productor por sobre los intermediarios.

“Los alimentos de la Canasta Básica, sólo en el año 2013, han sufrido un aumento del 41 %. La suba del dólar, en forma indirecta, impacta en los precios aun de aquellos productos que tiene componente 100 % argentino. Ya sea por especulación comercial, falta de confianza o la aplicación directa de aumento en la cadena de valor, lo cierto es que vemos que se traduce en incremento de precios y faltante de algunos productos”, remarcaron.

En otro párrafo, la CGT de Moyano señaló que el salario de un trabajador se ve atravesado por las dos variables analizadas: la inflación impacta sobre los bienes y servicios que debe comprar sufriendo éstos aumentos constantes y, como agravante de esto, su haber mensual sufre la devaluación propia de la moneda argentina.

“Ello permite concluir que la paritaria del año 2013, cuyo promedio de aumento salarial de todas las actividades ha sido cercano al 24 % ha sido insuficiente frente a este panorama y que la deja retrasada en 3 % respecto del año anterior. El escenario de discusión que se avecina es claramente imprevisible: por un lado los trabajadores deberemos defender un porcentaje de una inflación proyectada para 2014 que ningún analista económico baja del 30 %, y por otro debemos tratar de recuperar la pérdida que la inflación/devaluación ha hecho sobre lo acordado en 2013”, señalaron.



Siguiente Noticia Defensores del Pueblo plantearon mejoras en el transporte

Noticia Anterior Todo listo para la Maratón de Mozos y Camareras

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario