Desde Roma el Sumo Pontífice exhortó a “mantenerse siempre fieles a los genuinos valores recibidos de fe y trabajo”; Por su parte el Obispo, Monseñor Antonio Marino manifestó que “sin trabajo no hay sociedad que pueda progresar”.

Este domingo se llevó a cabo el gran acto de cierre de la XXXII Fiesta Nacional de los Pescadores, con una multitud que acompañó la imagen de San Salvador en la procesión que presidió Monseñor Antonio Marino y que fue bendecida desde Roma por el Papa Francisco.

La procesión partió a las 15.30 desde la Parroquia Sagrada Familia. Allí se congregaron los fieles que caminaron por las calles del Puerto con la imagen de San Salvador, patrono de los pescadores. Alrededor de las 16.30 arribaron a la banquina, donde miles de personas se apostaron para poder ver la procesión náutica. Una vez en las embarcaciones, arrojaron ofrendas florales al mar.

Estuvieron presentes el presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores, Luis Ignoto, el Jefe de la Prefectura Naval Mar del Plata, Prefecto Mayor Carlos Barrios Cardozo, la Reina Nacional de los Pescadores Jaqueline Murgier, y sus princesas Oriana Gallo y Macarena Ruiz, y el padre Hernán David.

Ya en tierra firme, el Obispo de Mar del Plata, Monseñor Antonio Marino dio su bendición a los frutos de mar y expresó unas palabras como cierre de la celebración. “Como cada año renovamos esta fiesta de los pescadores de origen netamente cristiano y católico, fiesta de San Salvador, honrado con la presencia de un santo, San Luis Orione y su fundador, el Padre Dutto. El Sagrado Corazón de Jesús ampara toda esta área del puerto, es símbolo del amor y la misericordia de Dios y también invitación a entender los vínculos fraternos. Lo vemos representado en la monumental estatua, al término de la escollera. Lo vemos en lo alto de la Iglesia de la Sagrada Familia”, manifestó el sacerdote.

Además agregó: “Estamos en el principal puerto pesquero de la Argentina y vivimos una fiesta de trascendencia nacional. Venimos a pedir a Dios la gracia de un trabajo seguro y continuo, como base para la tranquilidad de las familias, y garantía del desarrollo social y cultural. Bien sabemos que la pesca es una de las industrias básicas del crecimiento y empleo de la ciudad. El Puerto ha sido y seguirá siendo un motor pujante que impulsa a toda la ciudad, en forma directa o indirecta, a un progreso armónico de todos sus hijos. Sin trabajo no hay sociedad que pueda progresar y si las familias no tienen empleo digno, no puede haber justicia social”.

Y finalmente recordó a todos los difuntos de “este riesgoso trabajo” y señaló: “no podemos olvidarlos, y los encomendamos a la misericordia de Dios junto con su familia. Por ello ofrecimos nuestra oración y las ofrendas florales. Y no quiero dejar de nombrar a las protagonistas ocultas y heroicas de este trabajo, que son las esposas de tantos trabajadores, obligadas a veces a prolongar la soledad e incertidumbre”.

LA BENDICIÓN DEL PAPA

Párrafo aparte merece la Bendición enviada desde Roma por el Sumo Pontífice, quien a través del nuncio apostólico dirigió sus palabras.

En el comunicado expresa: “Su Santidad Francisco, se une espiritualmente a la familia pesquera de la ciudad de Mar del Plata que celebra la Fiesta Nacional de los Pescadores. El Santo Padre les manifiesta su cercanía en la oración y desea exhortarles a mantenerse siempre fieles a los genuinos valores recibidos de sus antepasados de fe y trabajo, como preciado don y a continuar testimoniándolos fielmente en su vida familiar y social. Asegurándoles un recuerdo, una plegaria para que estos fervientes votos sean gozosa realidad, en los corazones y hogares de cuantos conmemoran esta significativa fiesta, encomendándolos a la protección de San Salvador y de la Virgen María, les imparte complacido la implorada bendición apostólica extensiva a sus respectivas familias”.

El texto de Francisco fue entregado por Monseñor Marino a Luis Ignoto, presidente de la Sociedad de Patrones Pescadores.

Finalmente, la gente se divirtió con el tradicional juego del palo enjabonado, donde hombres, en general pescadores, deben caminar por un palo engrasado y llegar a su extremo para poder agarrar una banderita. Un joven de nombre Cristian obtuvo el primer puesto.



Siguiente Noticia En Mogotes la relación playa pública y concesionada está en regla

Noticia Anterior American Airlines y US Airways anuncian sus servicios conjuntos

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario