El Buque del CONICET inicia una nueva campaña científica el próximo 11 de enero desde el puerto de Mar del Plata hasta la Antártida.

 

Durante tres meses, más de 50 investigadores, becarios y personal de apoyo realizarán investigaciones científicas a bordo del Buque Oceanográfico Puerto Deseado (BOPD) en la zona de Patagonia y Antártida.

 

Esta campaña, en aguas antárticas, es una actividad científica (incluida en el Plan Anual Antártico) que se desarrolla en forma conjunta entre el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y el Servicio de Hidrografía Naval (SHN).

 

El buque, con equipamiento científico y laboratorios a bordo, tripulado por personal de la Armada Argentina navegará por el Mar Argentino, Pasaje Drake y aguas antárticas (Mar de la Flota y del Bellingshausen, Estrecho de Gerlache e Islas Orcadas del Sur).

 

Durante la campaña, los científicos realizarán estudios relacionados con biodiversidad, hidrografía, geología del fondo marino y parámetros meteorológicos y físico-químicos. El CONICET y la DNA coordinaron la participación de los 18 proyectos para optimizar el uso del buque.

 

Durante la primera etapa se desarrollarán 9 proyectos de investigación sobre: biodiversidad, biología y ciclos de vida de peces antárticos a través de técnicas morfológicas y moleculares; biología reproductiva de moluscos y equinodermos; y genética, energética e isótopos estables de dichos peces.

 

Según Juan Martín Díaz de Astarloa, investigador principal del CONICET y coordinador científico del primer tramo de la campaña, “la misión de esta primera etapa es explorar la diversidad de organismos antárticos que habitan a diferentes profundidades y relacionar esa diversidad con las características ambientales de las aguas antárticas. Para ello, se emplearán instrumentos de captura que operan hasta mil metros de profundidad, y equipamiento específico para la toma de datos físicos, como temperatura, salinidad y oxígeno disuelto”.

 

“El ADN de las especies capturadas será procesado en laboratorios argentinos para conocer la identidad específica, algo así como la huella digital de un pez”, concluyó Astarloa.

 

Al finalizar la primera etapa el buque retornará a la ciudad de Ushuaia para efectuar el recambio del plantel científico y técnico. En febrero, comenzará la segunda etapa que se concentrará en la zona sur de las Islas Orcadas, coordinada por el Dr. Enrique Marschoff, investigador del Instituto Antártico Argentino.

 

“Las actividades estarán orientadas al relevamiento de la batimetría de la plataforma del archipiélago, la distribución de la fauna bentónica en el Área Marina Protegida de las Islas Orcadas, y del plancton en la región de la Confluencia Weddell – Scotia.”

 

En base a este esquema de trabajo, Marschoff agregó que “se obtendrá información sobre distribución y abundancia de aves y mamíferos marinos; características fisiológicas de la fauna de peces y moluscos; contaminantes presentes en la atmósfera; distribución y circulación de masas de agua; bioacumulación de elementos tóxicos; aislamiento de enzimas de microorganismos y obtención de muestras para el programa del código de barras genético de peces e invertebrados.”

 

Al concluir estas dos etapas iniciará la tercera coordinada por Gustavo Lovrich, investigador principal del CONICET en la cual el buque navegará por el Canal Beagle y el Banco Burdwood.



Siguiente Noticia "Es un avance que el OPDS realice acciones en la Reserva"

Noticia Anterior Diálogo con pesqueros y compromiso con el sector agropecuario

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario