Es realmente llamativo el interés que ponen muchos medios de difusión para -a través de la labor de sus redactores, locutores o periodistas- llenar los espacios con informaciones de todo tipo, ora desalentadoras, ora manifiestamente malintencionadas para meter miedo, ora para alimentar el morbo de tanta mente que experimenta y padece de un”manejo” de su voluntad y de su pensamiento crítico.
 
Llama la atención la total ausencia de noticias realmente alentadoras, que lleven al oyente-televidente-lector a sentir que vive en un país que tiene una tradición de paz, un país con gente que quiere estar cada día mejor en todos los aspectos como cuadra a toda existencia humana.
 
Accidentes en las rutas, hechos de violencia de todo calibre en cualquier parte del país, el fantasma de las drogas, las dificultades económicas (que las hubo en todos los tiempos) y tanta desgracia que forman parte de la vida, son tomados y repetidos hasta el hartazgo, soslayando que tambien suceden cosas positivas, cosas que nos reivindican con nosotros mismos.
 
Afortunadamente hay en Argentina numerosos medios que llegan a sus seguidores con noticias que hablan de fe, de confianza en el futuro, de esperanza plena de vivir nosotros y nuestros hijos en un país envidia de tantas naciones del mundo.
Lo que ocurre es que los medios a que hago referencia al principio, o sus empleados, “desconocen” que en la Argentina -y conste que no hay connotación política- diariamente aparecen ejemplos de que hay gente y lugares en donde se trabaja para el bien, para el progreso, y que por falta de difusión masiva los argentinos lo ignoramos y caemos en el juego de los gurúes del desastre.
 
Y a guisa de ejemplo va lo siguiente:
 
Pintura a base de huevo
A partir de un relevamiento realizado por los técnicos del Centro INTI- San Luis para evaluar los tipos de residuos que generan las industrias, determinaron que los residuos generados en la utilización de huevos tienen un importante potencial de posibilidades para ser reutilizados en la elaboración de pinturas industriales.
 
Uno de los componentes principales de la cáscara es el Carbonato de Calcio (CaCO3), un producto empleado en muchas ramas de la industria: desde la elaboración de plásticos, pasando por productos de limpieza y, a partir de esta iniciativa, también podrá usarse como materia prima en la fabricación de pinturas.
 
Las pinturas están compuestas por resina, por otra parte sólida que contiene los pigmentos, los solventes que permiten el mezclado y, también, por aditivos. El carbonato de calcio forma parte de los elementos sólidos y se utiliza como carga en la elaboración de las pinturas para otorgarle más peso, permitiendo que una vez pintada la superficie, el producto final tenga mayor poder cubritivo.
Revalorizar los desechos como materia prima
 
El proyecto elaborado en conjunto entre el Centro INTI-San Luis, a través de su Unidad Técnica de Medio Ambiente, y el Centro INTI-Procesos Superficiales logró realizar el correcto tratamiento de las cáscaras de huevo, que implicó el lavado, la reducción del tamaño y disminución de la carga orgánica (en su mayoría láminas o excrementos) y así obtener el carbonato para re-utilización industrial.
 
Actualmente, los técnicos del INTI trabajan para mejorar el proceso de limpieza y almacenaje con el objetivo de eliminar toda parte orgánica y evitar así la descomposición de este desecho al almacenarlo. Así lo explica la licenciada Mónica Pinto, vocera del Centro INTI-Proceso Superficiales: “Nuestra tarea es optimizar la limpieza de esas cáscaras, buscar un método de almacenaje que asegure que no se van a contaminar y que no entrará humedad, de esa manera reducimos las posibilidades del desarrollo de bacterias”
 
Esta iniciativa significa un avance en la industria de las pinturas y representa un aporte en el cuidado del ambiente, tal como asegura Víctor Goicoa de INTI-San Luis: “La industria padecía varios inconvenientes en cuanto a la deposición de estos residuos, ya que al no estar tratados correctamente, la materia se descomponía, produciendo una complicación en la logística de traslado”.
 
Interesante producción
 
En Argentina la producción de huevo de gallina alcanza los 9.700 millones de unidades por año, de los cuales 1.276 millones se destinan al sector industrial. Esto produce un residuo total como cáscara de huevo de 58.260 TT anuales que antes eran desechadas. Del peso total del huevo el 10% corresponde a la cáscara, que está conformada principalmente por carbonato de calcio.
 
En la provincia de San Luis, la cáscara de huevo proviene de la industrialización de este producto cuando se lo utiliza en forma líquida y en polvo. También la producción de panificados y alimentos contribuye en gran medida a la generación de esta materia prima.
Lo dicho: En nuestra Argentina “también” ocurren cosas buenas.——————————
Mario Marini



Siguiente Noticia Aseguran que el fuego está controlado en Sierra de los Padres

Noticia Anterior Se registran incendios en Sierra de los Padres

Nos interesa tu opinión:

Comentarios:

No hay comentarios

Deja un comentario